Actualizado
viernes, 24 mayo 2019
00:34
h
URGENTE

Una madre mallorquina busca en Jaén a su hija desaparecida

Nerea Bonnin, de 16 años, lleva en paradero desconocido desde el 9 de octubre

Búsqueda desesperada es la que protagoniza María José Sánchez, una mallorquina que espera encontrar a su hija desaparecida desde el pasado 9 de octubre. Las últimas informaciones que ha recibido sobre el paradero de Nerea Bonnin Sánchez, que así se llama su hija, la llevan a “un pueblo de Jaén”, a donde, tal y como relata su madre, “se la llevó” su novio el mismo 9 de octubre, fecha en la que la menor cumplió 16 años y en la que se puso la denuncia ante la Policía Nacional, en las dependencias que tiene el cuerpo en el centro de Palma de Mallorca. En este sentido, en el documento oficial, al que ha tenido acceso Diario JAÉN, se especifica que Nerea fue vista en compañía de su novio en Plaza de España y en la zona conocida como Las Columnas.

Tras unas semanas sin saber de Nerea, que en alguna ocasión se puso en contacto con su abuela, con la que vivía normalmente, María José recibió el aviso de alguien que aseguró ser amiga de la hermana del novio de la menor desaparecida. “Me dijo que estaban en Jaén, que vivía con él en un pueblo, pero no me han facilitado más datos”, dice la madre.

Otra de las pistas que recibió María José en estos meses fue un mensaje a través de Whatsapp en el que, desde un número desconocido para ella, le hicieron llegar una foto de Nerea y un texto que rezaba: “Idos a la mierda, estoy muy feliz”. Ante esto, la madre se muestra algo dubitativa. “¿Quién me dice a mí que eso lo ha mandado mi hija?, pudo haber sido otra persona”, apostilla.

Por su parte, las fuentes oficiales consultadas por este periódico confirman la desaparición de Nerea Bonnin, pero descartan que haya un operativo de búsqueda centrado en la provincia jiennense. Además, desde la Guardia Civil aseguran que hay un protocolo de desaparecidos que comparten con otros lugares y en el que se anotan todos y cada uno de los movimientos o indicios de cualquier desaparecido, por lo que en el caso de que hubiese motivos para sospechar que la menor está en Jaén, les habrían dado aviso, y eso, hasta el momento, no ha sucedido. Mientras tanto, la madre de Nerea intenta averiguar dónde está su hija con los “pocos datos” que tiene. “No me dicen nada más y ya no me queda paciencia. Son casi cuatro meses sin saber dónde está Nerea”, asegura una madre desconsolada, que a su vez reconoce un cambio de actitud en su hija desde que sale con su actual pareja. “Fue conocer a este chico y se volvió como loca, siempre lo defendía, no se le podía decir nada sobre él”, indica Sánchez, que junto con la denuncia que presentó por la desaparición de Nerea, incluyó una sentencia condenatoria anterior hacia la pareja de la niña por, según se recoge en el documento, “propinarle un puñetazo en el estómago que la hizo caer sobre la mesita de la habitación, lo que le provocó una contusión en la pared torácica”. La sentencia obligó al joven a realizar trabajos para la comunidad durante 40 días y a no aproximarse a Nerea a menos de 500 metros durante cuatro meses. “La orden de alejamiento expiró, mi hija cumplió 16 años y se escaparon por el patio”, afirma Sánchez, que muestra una gran preocupación por no tener noticias sobre el paradero de su hija más allá de un mensaje de Whatsapp que ni siquiera sabe si lo mandó ella o fue otra persona en su lugar, y el aviso de una amiga de la hermana del novio, que hace hincapié en que ambos viven juntos en un pueblo de Jaén, en el que, según María José, también reside la madre del joven.