Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
16:37
h
URGENTE

“Es necesario posicionarse en internet”

Ramón Calatayud
Ver comentarios
Este jiennense, consultor de estrategia, marketing y recursos humanos ha encontrado en el mundo de las letras y la ficción el escenario perfecto para iniciar sus novelas, una saga literaria que podría contemplar más de una docena de libros en total

—¿Qué encuentra el lector en Secreto de confesión?

—Esta es la primera novela de una saga que se titula Código abierto. En la contraportada, el personaje dice: “Me llamo Mario Conde y soy tu confesor. Si tienes algún problema, te escucho”. Es su carta de presentación. Este libro trata sobre el secreto que esconde la habitación 401 del Hotel Eme, en Sevilla. Es una novela negra con pequeños tintes políticos. Se caracteriza por la acción. Se lee muy rápido. Es ideal para irse de viaje porque está pensada para entretener. El protagonista pasa de ser un perdedor a vivir la vida que tanto soñó escuchando los problemas de la gente. El problema es que se dará cuenta, demasiado tarde, de que está involucrado en la negociación entre los dos bandos políticos más importantes del país.

—¿Hace una crítica política?

—No. El lector puede llegar a creer que es realidad, pero todo es ficción. El objetivo solo es entretener, aunque habla de muchas cosas que vemos a través de los medios.

—¿En qué momento decide hacer realidad este proyecto?

—Esta es la segunda novela que realicé. Hace unos años escribí Micrófono abierto, que, finalmente, se publicará durante las próximas navidades como tercera parte. La segunda llegará este verano, y se titulará Crisis de reputación. Secreto de confesión surge por azar. A mí lo que más me interesa son los personajes. Como lector, me di cuenta que las novelas de hoy en día se centran mucho en la historia y poco en sus protagonistas.

—¿Cuántas partes conformarán esta saga?

—Los dos libros de este año ya están preparados, pero ya estoy creando la línea de los dos libros que verán la luz en 2019. Me gustaría que fueran unos diez o doce libros. Literalmente, tengo pensados ya seis o siete.

—En un mes, su primer libro alcanzó una segunda edición. ¿Está teniendo buena acogida?

—Sí. Tengo que agradecerle mucho a la editorial Jot Down y a las librerías, que lo acogieron sin problemas. Por ejemplo, en la Casa del Libro de Gran Vía, en Madrid, se puede encontrar nada más entrar a la izquierda. Es un posicionamiento que no esperaba. El boca a boca también hace mucho. El público es muy versátil. Estamos recibiendo un buen retorno. Todo fluye tan rápido que es casi como un guion de cine.

—¿Habrá presentación de esta novela o tiene pensado hacer algún vídeo promocional?

—Actualmente, no hemos fechado una presentación. Estoy planteando hacerla de una manera diferente, con un acto llamativo que cuente con la presencia de algunos jiennenses. Es un sector en el que es mejor trabajar conjuntamente. Sobre el vídeo, tengo un amigo en Málaga para hacer uno, pero aún no hay nada cerrado. Queremos plantear una estrategia innovadora.

—Como escritor novel, ¿qué valoración haría de la situación del sector editorial?

—El sector editorial está en pleno cambio. Es una evolución muy rápida que busca su lugar. Actualmente, tenemos medios para publicar rápidamente, como, por ejemplo, Amazon. Desde que mandas un manuscrito a una editorial hasta que lo ves en una estantería pueden pasar hasta dos años. Es cierto que el escritor debe conocer cómo funciona el sector para que luego no se lleve falsas expectativas. Vender 2.500 o 3.000 ejemplares, en España, ya es un éxito, pero de eso no se puede vivir. Es una inversión en un posicionamiento de marca. América Latina es una opción que debemos contemplar siempre, porque es un mercado de habla hispana importante. Hoy se puede vender un libro en Chile sin salir de tu casa. El escritor tiene que saber dónde va su dinero, por qué los royalties son tan bajos y qué porcentaje se lleva cada uno. La autopublicación está bien como primera opción.

—Un escritor jiennense, novel, con un proyecto literario terminado, ¿qué debería hacer?

—En primer lugar, que suba la novela íntegra a internet y la regale. El escritor, lo primero que necesita no es vender libros sino ganarse lectores. Hay que diferenciarse del resto.