Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
22:47
h
URGENTE

“Reconozco que no ser la candidata me defraudaría”

maría cantos alcázar
La “jefa” del partido naranja trabaja con la hipótesis de lograr un papel relevante en el Gobierno local, tras las municipales del año próximo. Eso sí, debe ser proclamada como cabeza de lista. Tiene gran confianza en la fuerza que le da su experiencia en el asociacionismo

—Actualmente es la coordinadora de Ciudadanos en Jaén. ¿Cuando se conocerá si es candidata a la Alcaldía y cuál es el sentir en el seno de la organización? Lo digo por si encontró usted alguna resistencia al llegar a un grupo ya hecho.

—El proceso comenzará a primeros del año que viene, en unos casos serán necesarias las primarias y en otros no. En Jaén, por el número de afiliados que hay, no es preciso celebrarlas y el partido elige directamente al candidato. En mi caso he notado mucho apoyo, cuando me presentaron ya lo sentí. Hay que tener en cuenta que, aunque en ese momento era una simple afiliada, me respaldó el secretario de Organización, Fran Hervías. A algunos compañeros que estaban trabajando los conocía y hay que reconocer su buen trabajo. La dirección decidió cambiar de rumbo, para adaptarse a las nuevas circunstancias, y, en un acto de generosidad, este equipo dimitió y, al haber solo una candidatura, se configuró la actual junta que presido y que en la que hay integrados compañeros del anterior grupo.

—Aunque aún no es candidata oficialmente, a su partido, con usted o sin usted, se le otorga un papel clave en las próximas municipales. ¿Qué cree que sucederá?

—En el trato con la calle, todos los compañeros tenemos sensaciones positivas. Nos animan, nos conocen, cuando hablan con nosotros saben lo que pensamos.

—¿Y será la candidata?

—Me encantaría y, si el partido no apostase por mí, me defraudaría, lo reconozco.

—¿Su principal baza es que personifica la llegada a la política del movimiento vecinal?

—Así es. La gente que compone la junta directiva estuvo metida en todos los fregados de Jaén y nunca hemos pertenecido a un partido. Hemos trabajado por Jaén, pero desde los movimientos sociales. Conocemos muy bien la realidad. Las asociaciones de vecinos llegaron a gestionar el Banco de Alimentos, que daba de comer a 500 familias. Todo ese conocimiento tiene que salir por algún sitio. La gente nos dice que ojalá que estemos en el Gobierno local, porque sabemos lo que hay que hacer realmente. Claro que es una baza muy importante. No se puede criticar nuestro origen.

—¿Se atreve a hacer un pronóstico de cómo quedará la próxima Corporación?

—La llave la tenemos seguro. No sabemos si seremos los más votados, pero seremos decisivos. Creo que el resto de los partidos lo tienen también ya asumido.

—Cs, en este momento, reparte críticas a derecha e izquierda, al PP y al PSOE, ¿esa será la estrategia que seguirán?

—No damos por dar, se lo merecen. De mi boca no saldrá una queja a una propuesta lógica, venga de donde venga. Lo que criticamos son las ocurrencias que nos tienen donde nos tienen.

—¿Y que le impidió fichar por el PP o el PSOE?

—La propia coherencia. Me han dado hasta detrás de las orejas y ahora no pueden decirme que soy maravillosa. No me sentiría bien ni con unos ni con otros por el trato dispensado no solo a mí, sino al movimiento vecinal. Han tratado de romperlo, de defenestrarlo.

—¿Que hará si llega finalmente a gobernar el Ayuntamiento?

—Darle la vuelta como un calcetín. Su problema es la plantilla, no por sobredimensionada, sino por mal organizada. Es necesaria una relación de puestos de trabajo urgente, porque no puede ser, por ejemplo, que Urbanismo esté paralizado y se tarden dos años en conceder una licencia. Se pierde riqueza por la mala gestión del Ayuntamiento. Lo vemos ahora con el caso de las fuentes. Es preciso fiscalizar y vigilar.

—¿Cuál es la salida para los cientos de millones de deuda de la Administración local?

—Es impagable y nuestro compromiso es ir, puerta por puerta, a donde se haya que ir, para hacer ver que la deuda no se corresponde con la ciudad, que se debe a un déficit histórico. No se le pueden exigir a los ciudadanos los mismos impuestos que otras ciudades, Jaén es un municipio de desempleados y funcionarios, que pierde población.

—¿Que opina de los movimientos ciudadanos surgidos?

—Les tengo que echar flores. La Inversión Territorial Integrada existe desde siempre y, sin embargo, hasta que no lo ha pedido la gente, los políticos no la han tramitado. Últimamente vemos que la sociedad civil es la que hace las propuestas y la que busca y allana el camino. Eso significa dos cosas: que la sociedad se ha despertado y que los políticos son nefastos.

—De todos los proyectos que hay en marcha, ¿cuál es el que ve más disparatado?

—La estación intermodal en Vaciacostales, el Olivo Arena, en el Ifeja, pero hay más disparates. No tenemos una planificación de ciudad, un modelo, necesitamos un PGOU y, actualmente, cuando está suspendido, es un buen momento para rehacerlo. Si los jiennenses quieren tener los equipamientos en la ciudad, vamos a hacerlo. Cs celebra muchas reuniones discretas para conocer inquietudes de entidades y profesionales, que piden sensatez.