Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
20:07
h
URGENTE

Una bacteria con fines ambientales

Un estudio detecta la capacidad del microorganismo para eliminar metales pesados
|
30/06/2017
  • PROYECTO. Encarnación Ruiz, Antonio Jesús Muñoz y Francisco Espínola, autores de la investigación.
    PROYECTO. Encarnación Ruiz, Antonio Jesús Muñoz y Francisco Espínola, autores de la investigación.

Investigadores del grupo “Ingeniería Química y Ambiental” de la Universidad de Jaén demostraron la capacidad de una bacteria para eliminar metales pesados, como la plata o el plomo, de las aguas residuales, de forma que, a partir de los resultados de este estudio, podrán elaborarse biofiltros basados en estos microorganismos que contribuyan a la depuración de aguas contaminadas.

Según informa Fundación Descubre, el uso de esta bacteria como agente biorremediador no genera lodos residuales, por lo que no es necesario su tratamiento en las plantas de depuración. Esto conlleva una reducción del coste añadido en la recuperación de las aguas, ya que los residuos obtenidos por métodos físico-químicos con agua que contiene metales pesados no pueden reutilizarse. Al mismo tiempo, este microorganismo produce cloruro de plata, muy extendido como agente antimicrobiano. Este compuesto es usado en biosensores y tiene una gran actividad antiviral y antitumoral. Por tanto, la bacteria podría ser una fuente de este recurso demandado por la industria biomédica y nanotecnológica.

Para el desarrollo del proyecto, los expertos partieron del estudio de 48 microorganismos entre hongos, levaduras y bacterias, hasta llegar a la especie más idónea para sus propósitos. Se trata de identificar al que asimile más cantidad de plata y que no suponga un riesgo añadido en las aguas tratadas. En el artículo “Biosorption of Ag(I) from aqueous solutions by Klebsiella sp. 3S1” publicado en la revista “Journal of Hazardous Materials” describen el comportamiento de esta bacteria, Klebsiella sp. 3S1, en la asimilación de plata según sus observaciones en ensayos de laboratorio. La identificación del microorganismo tiene fines ambientales. “A pesar de la normativa actual, muy restrictiva en el vertido de metales pesados, se observa la presencia de estas sustancias en el agua. Nos hemos sorprendido al descubrir el enorme potencial de esta bacteria para el tratamiento de aguas que la convertirán en una excelente aliada contra la contaminación”, indica la Fundación.