Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
10:13
h
URGENTE

Torres mira a su rico pasado

El Mercado Medieval incluye este año el Torneo de Caballeros de Alarde
  • ALARDEAR. Caballero, en una exhibición pública de su preparación para el combate a caballo.
    ALARDEAR. Caballero, en una exhibición pública de su preparación para el combate a caballo.

Si Ivanhoe, Doña Jimena y el Cid levantaran la cabeza se verían como pez en el agua en muchos municipios de la provincia de Jaén, donde las fiestas medievales están de moda y constituyen un atractivo al que se suman con entusiasmo no solo los vecinos, sino también los visitantes.

Sin ir más lejos, como decía el anuncio aquel de cuando Fraga dirigía el turismo nacional, el Ayuntamiento de Torres celebra, a partir de hoy y durante el fin de semana, el IV Mercado Medieval. Su atractivo, además del ambiente comercial y festivo, es que incluye también el llamado Torneo de Caballeros de Alarde.

El concejal de Turismo, Roberto Moreno Jiménez, manifiesta que esta celebración “se está convirtiendo en un clásico estival”. Torres lucirá estos días una decoración que recuerda el medievo y más de veinte actividades. De entre ellas destaca el Torneo de Caballeros de Alarde, un acontecimiento que, según la cronista oficial de Torres, María José Sánchez Lozano, “es único en Andalucía”. En él participaban los caballeros que, sin llegar a ser nobles, estaban a un paso de pertenecer a la nobleza. Eran agricultores o ganaderos enriquecidos cuya fortuna le proporcionaba ciertos privilegios. Uno de los más codiciados era precisamente convertirse en caballero. Así lo establecía una normativa de Alfonso XI, promulgada en 1348. Para obtener el nombramiento era indispensable tener un capital que le permitiera poseer un caballo y el armamento completo de combate con el que acudir a la defensa del reino de los ataques musulmanes. Eran conocidos como caballeros de alarde porque todos los años tenían que hacer una exhibición pública de su condición de guerrero. Protegidos con yelmo y armadura daban muestra pública de su manejo de las armas y del dominio de su caballo.