Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
22:14
h
URGENTE

Todo un pueblo con la Virgen

Nuestra Señora de Belén resplandece en la segunda y última procesión

Los vecinos de Noalejo se fundieron con los visitantes, muchos de ellos emigrantes retornados para l ocasión y otros tantos vecinos de pueblos limítrofes de Granada y Jaén, para venerar a la patrona, la Virgen de Belén. Por la mañana, lo cultos se abrieron con la misa de fiestas, precedida de la tradicional recepción de autoridades. La iglesia de la Asunción estaba llena de fieles durante la ceremonia, oficiada por el párroco, Juan Jiménez Lomas. Fue una misa solemne con alrededor de una hora de duración. Se contó con la presencia de la rondalla de Noalejo. A representantes de cofradías y grupos parroquiales se unió la Corporación Municipal, encabezada por Antonio Morales, ya que Nuestra Señora de Belén es alcaldesa perpetua de la villa noalejeña.

Después de la eucaristía, algunos vecinos se dirigieron a la caseta municipal, situada en la plaza, mientras que otros aprovecharon para disfrutar del día en casa junto con amigos y familiares. El pueblo en masa dirigió hacia el templo para vivir, al filo de las diez de la noche, la salida de la segunda y última procesión. El acompañamiento correspondió a la Agrupación Musical Nuestra Señora de Belén, mientras que el sábado hizo lo propio la Banda Municipal Doña Mencía de Salcedo. Los fieles portaban velas y, en ocasiones, iban descalzos como señal de promesa. En la calle Real, al paso junto a la residencia de mayores, se vivió uno de los momentos más sentimentales, pues la comitiva tuvo un gesto hacia sus usuarios. Después de ascender hasta la ermita de Nuestra Señora de Belén, donde se conserva una réplica de la imagen del año 1947, se procedió al regresó a la iglesia. El final del recorrido, al filo de la medianoche, incluyó otra tradición, el rezo de una salve típica de Noalejo que solo se entona en la calle a la llegada de las dos procesiones de agosto. Por último se quemó una colección de fuegos artificiales. Junto a la patrona salieron numerosos hijos de Noalejo que regresa para pasar el verano en la villa. Proceden, principalmente, de Alcalá de Henares (Madrid) y Barcelona, aunque algunos residen en el extranjero y no dudan en regresar prestos a la cita.

Tras los días grandes de las celebraciones, hoy, antepenúltima jornada de fiesta, está programada una actividad que se remonta a tiempos antiquísimos. Se trata del encierro de vaquillas, que empieza a las seis de la tarde. Antes se disputan unos juegos para los peñas taurinas. Por la noche la caseta municipal se llena de gente con motivo del reconocimiento a los místeres y las reinas infantiles y a la promoción del año 2000. Por la mañana, los niños tienen a su disposición estructuras hinchables en la piscina municipa, donde se disputan encuentro s de waterpolo y hay un deslizador acuático. Los encierros de vaquillas vuelven mañana y el miércole, en ambos casos a las seis de la tarde.