Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
22:30
h
URGENTE

Taller para sacar el máximo partido a la cocina autóctona

Las participantes en la acción formativa tienen una nueva opción laboral
  • FINAL. Juan Francisco Martínez, María José Aceituno y la técnica Carmen Jiménez, con participantes en el taller.
    FINAL. Juan Francisco Martínez, María José Aceituno y la técnica Carmen Jiménez, con participantes en el taller.

Un taller, impartido por el Ayuntamiento en el instituto Antonio de Mendoza, ofreció las pautas para sacar el máximo partido a la cocina mediterránea. La acción formativa duró casi dos meses. A la clausura asistieron el alcalde accidental, Juan Francisco Martínez, y María José Aceituno, concejal del área de Servicios Sociales, Igualdad y Salud, impulsora de la propuesta. El alumnado recibió los certificados de participación y aprovechamiento, aptos para adjuntarse a los currículos laboral y formativo, pues otro de los objetivos primordiales es dotar de herramientas a estas personas para la búsqueda de empleo.

Aceituno explicó: “Es este un proyecto colaborativo en el que participaron distintas organizaciones como Cáritas, que proporcionó alimentos no perecederos; Cruz Roja, con la formación del carné de manipulador de alimentos e información sobre talleres y cursos que desarrollan, e instituciones como el instituto Antonio de Mendoza, que facilitó las instalaciones”. La edil destacó que las colaboraciones enriquecieron el proyecto, para que las familias no solo se beneficiaran de los menús que ellas mismas elaboraban, sino de un trabajo en equipo en el que se ponen al día las habilidades para hacer frente a las necesidades de alimentación mediante el aprovechamiento sostenible de todos los recursos.

El objetivo del taller, que ha beneficiado a quince familias, era aprender cómo se preparan recetas sencillas, la elaboración de platos naturales y sanos, el aprovechamiento de alimentos, la optimización de recursos en torno a la cocina, el funcionamiento y manejo de electrodomésticos relacionados con la cocina, el consumo responsable de la energía eléctrica y del agua, la valoración de productos y precios y la selección de alimentos de temporada para la elaboración de los menús.

En el taller se ofreció la posibilidad de asistencia alterna de los dos miembros de la pareja, para el logro de la conciliación laboral y familiar, y el reparto igualitario de las tareas del hogar. Además los hijos menores tenían la opción de asistir a la Escuela de Verano. El personal técnico trabaja en la evaluación de los resultados.

FORMACIÓN PARALELA A LAS CLASES

En el taller de cocina se impartieron sesiones sobre igualdad y relaciones de pareja, orientación laboral, alimentación y salud, inteligencia emocional, prevención de riesgos laborales y un curso de manipulador. Para ello se contó con personal del Ayuntamiento, así como con profesionales sanitarios y de entidades como Cruz Roja. La idea pasaba por ofrecer al alumnado formación exhaustiva.