Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
18:38
h
URGENTE

Sin unanimidad para que Sabina sea Hijo Predilecto de la ciudad

El PP se abstiene en la comisión celebrada para impulsar la concesión del título al cantautor y poeta ubetense
  • DISTINCIÓN. Joaquín Sabina, junto a Antonia Olivares en San Lorenzo.
    DISTINCIÓN. Joaquín Sabina, junto a Antonia Olivares en San Lorenzo.

La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, informó a los ciudadanos del resultado de la Comisión de Cultura en la que el equipo de Gobierno, de la mano del PA e IU, propuso impulsar el nombramiento de Joaquín Ramón Martínez Sabina, más conocido como Joaquín Sabina, como Hijo Predilecto de la ciudad. El título incluye la entrega de la Medalla de Oro. Tras el debate, como lamentó la máxima responsable municipal, no hubo unanimidad. Y es que el PP se abstuvo en esta cuestión, un gesto que lamentó la política socialista.

“Sabina es nacional e internacionalmente conocido”, resaltó la regidora. Y añadió que, a lo largo de su trayectoria profesional, cosecha diversos reconocimientos, como la Medalla de Andalucía, la Medalla al Mérito de las Bellas Artes, la Medalla de Oro de la Ciudad de Madrid y la de Hijo Predilecto de Andalucía, entre otros muchos. Pese a las numerosas muestras de cariño que recibe el artista siempre que viene a su ciudad natal, institucionalmente, todavía no tiene reconocimiento alguno, como recordó la regidora.

Sabina, dijo Olivares, se implicó en numerosas ocasiones en cuestiones de la vida local, como por ejemplo, cuando se convirtió en impulsor de dos de las maratones “Por los Cerros de Úbeda”, en los que participaron Javier Krahe, Suburbano, Luis Pastor e Hilario Camacho, entre otros. Además, gracias a sus letras, la ciudad de Los Cerros es conocida mundialmente, como puntualizó Olivares. En los últimos años su relación se ha intensificado con la ciudad, gracias a la labor realizada por el colectivo “Peor para el sol”, que organiza las jornadas “Sabina por aquí”. El segundo hijo de Adela Sabina del Campo, ama de casa y de Jerónimo Martínez Gallego, inspector de policía, cursó sus estudios primarios con las monjas Carmelitas y con catorce años comenzó a escribir poemas y a componer música.