Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

Siete años de la muerte, sin resolver, de Antonio Estepa

La familia del asesinado pide que “no se olvide” el caso y que haya “justicia”
  • RECUERDO. La madre de Antonio Estepa, Capilla Quesada, acompañada de su hija, Rita Estepa; su nieta, Cristina Mesa, y su yerno, Manuel Mesa.
    RECUERDO. La madre de Antonio Estepa, Capilla Quesada, acompañada de su hija, Rita Estepa; su nieta, Cristina Mesa, y su yerno, Manuel Mesa.

Lo único que pido es saber quién mató a mi hijo antes de que me muera”. Son las estremecedoras palabras de Capilla Quesada, madre de Antonio Estepa. Encontraron su cuerpo en un parterre del Médico-Quirúrgico de Jaén hace siete años. Un hombre fue detenido, procesado, juzgado y absuelto como presunto autor del fatal golpe en la cabeza con una piedra que acabó con la vida del jiennense. Sin embargo, la versión no “convence” a sus familiares, que viven, desde ese día, en lucha por demostrar quién fue el “verdadero asesino” de Antonio Estepa. “Es imposible que una persona sola lo hiciera, él era un hombre fuerte, así que tuvieron que ser más”, explica la hermana del fallecido, Angelines Estepa, que insiste en que no fueron “ni uno, ni dos ni tres, sino varios”.

Según recuerdan sus familiares, la muerte de Estepa fue “una cosa muy extraña”. En el momento del suceso se encontraban en el hospital, turnándose para atender al padre, que estaba “muy enfermo” y Estepa salió para cobrar el subsidio de desempleo y comprar ropa que necesitaba. “Lo recuerdo perfectamente, cómo se fue con su jersey verde y, cuando volví a verlo, estaba muerto”, se lamenta su hermana, Rita Estepa. En ese instante hubo “incongruencias”, declaran los familiares. “Le quitaron la ropa para analizarla y ya no hemos sabido nada más de ella, insistimos a la Policía para que interrogara a un amigo íntimo con el que convivía y tampoco actuaron; de hecho, nos echaron de la Comisaría”, detalla la hermana, y añade que, cuando fueron a reconocer el cadáver, estaba “limpio, sin una mancha”, así que “cómo es posible que en otros casos encuentren ADN y todo tipo de pruebas y con Antonio no sea así, es raro”.

“Si tuviéramos dinero, contrataríamos a un abogado para que se resuelva el caso, solo quiero saber la verdad para irme tranquila”, concluye su madre. La familia pide que salga adelante la investigación, que “no desistan”, pues ellos no olvidan. Según fuentes policiales, “ningún caso se cierra” y que, aunque se detuvo a una persona, las pruebas presentadas no fueron suficientes.