Actualizado
domingo, 26 mayo 2019
22:36
h
URGENTE

“Si no regamos ya, la cosecha de aceituna estará en peligro”

AproJaén y Areda reunirán mañana a 2.000 regantes en una manifestación
Ver comentarios
|
14/03/2019
  • CONVOCANTES. El agricultor Santiago García Pérez; Marcelo Morales, de AproJaén, y Agustín Rodríguez, de Areda.
    CONVOCANTES. El agricultor Santiago García Pérez; Marcelo Morales, de AproJaén, y Agustín Rodríguez, de Areda.

El mensaje fue muy claro: si los riegos extraordinarios para 15.000 hectáreas de la provincia no se aprueban hasta el mes de junio, la cosecha de aceituna estará en peligro. Los regantes necesitan el agua de forma inmediata. Este fue el planteamiento que pusieron sobre la mesa los representantes de la Asociación Provincial de Regantes del Olivar (AproJaén) y la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) para presentar la convocatoria de una manifestación que recorrerá las calles de la capital mañana viernes. Esperan que unos 2.000 agricultores secunden esta medida de protesta y presión para exigir a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir la autorización inmediata para el riego de 15.000 hectáreas de olivar jiennense, en tanto se tramitan los riegos extraordinarios. Esta marcha partirá, a las diez de la mañana, desde la Plaza de Toros y recorrerá la Avenida de Granada, la Avenida de Madrid y la calle Baeza hasta finalizar en la Subdelegación del Gobierno. Allí, como adelantó el vicepresidente de Areda, Agustín Rodríguez, entregarán un documento con sus reivindicaciones a la subdelegada del Gobierno en Jaén, Catalina Madueño. Antes lo harán también en la sede del organismo de cuenca.

Esta situación, como plantearon, afecta a más de 15.000 hectáreas de olivar en la provincia de Jaén en 22 municipios, que pertenecen a más de 5.000 familias de olivareros. Marcelo Morales, presidente de AproJaén, exigió a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que emita las autorizaciones para que se pueda empezar a regar de manera urgente: “Si esperamos más sería demasiado tarde y puede afectar de manera grave a la siguiente cosecha. No pretendemos que se solucionen ya todos nuestros problemas, pero sí necesitamos esta autorización de riego de forma inmediata. Por todo esto, no nos ha quedado más remedio que echarnos a la calle”. Además, denunció que los regantes jiennenses comenzaron a solicitar este riego en el mes de diciembre y que, a fecha de hoy, siguen sin respuesta por parte de la Confederación.

Agustín Rodríguez, por su parte, criticó la anómala situación que viven este año. Como explicó, en años anteriores, en tanto se tramitaban las autorizaciones de riego extraordinario —las resoluciones suelen recibirse en junio o julio—, la Comisión Permanente de la CHG autorizaba los riegos mientras llegaban estas resoluciones. “El problema es que ahora se han cambiado los criterios sin ningún tipo de justificación y no podemos esperar a junio para iniciar el riego. Como todo el mundo sabe, apenas está lloviendo y necesitamos regar para que la floración del olivo sea buena, nos estamos jugando buena parte de la próxima cosecha”, defendió. Ante esta situación, pidió que se reúna la Comisión Permanente de forma inmediata para autorizar los riegos de forma urgente en estas 15.000 hectáreas.

Además, Rodríguez denunció que la provincia de Jaén “está marginada y discriminada” por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir: “Lo está al menos desde 2011, cuando se abren procedimientos de regulación de regadíos en las provincia de Sevilla y Córdoba. A fecha de hoy ya tienen prácticamente las concesiones, mientras que en Jaén seguimos esperando a que se inicien los procedimientos de regulación”. Denunció que en la provincia de Jaén hay un total de 50.000 hectáreas de regadío que están a la espera de poder regularizarse definitivamente.

Por su parte, el agricultor Santiago García Pérez dejó claro que “lo único que piden es poder regar”: “Hay regantes que tienen las balsas llenas y no puede utilizarlas porque no cuentan con la autorización necesaria. Necesitamos que nos permitan regar ya, porque como todo siga así, vamos a perder la cosecha. Queremos ser todos iguales, porque ahora mismo unos estamos catalogados como regantes de primera y otros como regantes de segunda”.