Actualizado
jueves, 23 mayo 2019
09:18
h
URGENTE

Set y clasificación del Barça ante un Sevilla que no existió

Messi y Cillessen lideran a los azulgranas a las semifinales de la Copa
  • impotente. Arthur, uno de los jugadores destacados del Barcelona, supera al meta Soriano.
    impotente. Arthur, uno de los jugadores destacados del Barcelona, supera al meta Soriano.

El FC Barcelona ganó al Sevilla FC (6-1) en el Camp Nou para remontar con creces el 2-0 adverso de la ida en el Sánchez-Pizjuán y regalarse, además de una exhibición con pocos minutos de cierto suspense, el billete para las semifinales de la Copa del Rey cuya corona defiende, ante un rival con muy poca pegada. Con el once de gala recibió el Barça a su oponente y con una gran versión fue labrando una goleada que acabó con set, partido y remontada No faltó a la cita con el gol ante el equipo hispalense Leo Messi, cerrando un abultado marcador que hasta el minuto 89 era un peligroso 4-1. Ese marcador dejaba al Sevilla a un gol de darle la vuelta a la remontada adversa. Pero el Barça, que bajó los brazos unos minutos, puso el modo apisonadora para lograr dos goles más que finiquitaron cualquier milagro sevillista. Empezó todo con un penalti sobre el 10 y este puso el 6-1 final, tras el llamamiento que hizo a la afición para que ayudaran a remontar. Los blaugranas igualaron la eliminatoria en apenas 32 minutos, con los goles de Philippe Coutinho de penalti y de Ivan Rakitic metiendo la puntera a un pase entre línea y diagonal de Arthur Melo. Con muchas más ocasiones que el Sevilla y un dominio abrumador, el Barça pudo aumentar más la diferencia pero se llegó al descanso con tablas en el global. Pero en una salida en tromba de segundo tiempo, el Barça logró poner un claro 4-0 en el marcador. Primero Coutinho, firmando de cabeza un doblete en su mejor partido de los más recientes, muy flojos, y después Sergi Roberto, aprovechando una suave y precisa asistencia de Messi en una jugada que empezó el de Reus, pusieron muy ‘blaugrana’ una de las semifinales. El Barça dio el partido por sentenciado antes de tiempo. Por mérito de un Sevilla cada vez más ofensivo, haciéndose además con un balón que poco había tenido hasta entonces, empezó a tener oportunidades. No tan claras como la doble de la primera parte, penalti fallado incluido, pero en su primer tiro a puerta tras la reanudación Arana firmó un gol de bella factura. Como si su disparo un minuto antes fuera una simple práctica, marchándose practicado antes, Arana volvió a probarlo y con acierto. Cillessen erró un pase en la salida, la acción cambió de lado y acabó con el trallazo del brasileño, imparable pese a que la tocó el guardameta culé. En la primera parte, con 1-0 en el marcador, el holandés salvó al Barça en dos ocasiones seguidas. Primero, evitando con una gran mano lo que hubiera sido un golazo de espuela de André Silva, tras una jugada en la que Quincy Promes dejó sentado a Jordi Alba. Después, deteniendo un penalti a Ever Banega, cometido por Piqué sobre Roque Mesa. Más allá del gol del honor visitante, esto fue lo poco que propuso el equipo de Pablo Machín. El técnico, en la previa, aseguró que no saldría a meterse atrás, pero el Barça les obligó y poco hizo para cambiarlo.