Actualizado
domingo, 16 junio 2019
08:39
h
URGENTE
  • COSECHA. El trabajador de una almazara recoge una muestra de aceite recién prensado.
    COSECHA. El trabajador de una almazara recoge una muestra de aceite recién prensado.

Se confirma: la producción de aceite de oliva en España en la actual campaña de comercialización será la más alta de toda la historia. Según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Agricultura, hasta finales de mayo se habían obtenido 1.786.310 toneladas. La cifra supera ligeramente a la obtenida en la campaña 2013-14, que fue de 1.781.000 toneladas, el récord histórico que existía hasta ahora. La organización agraria Asaja destaca el “récord de producción” y las 665.870 toneladas producidas en Jaén, una cantidad que está “por debajo de lo aforado” y que supone en torno a un tercio de la producción final registrada en España. Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores de Andalucía pone el acento en los buenos datos de comercialización, ya que por tercer mes consecutivo las salidas de aceite están por encima de las 130.000 toneladas, lo que está permitiendo reducir a un ritmo elevado la mercancía almacenada.

La cara negativa, desde luego, vuelve a ser la crisis de precios del oro líquido, que llevó al sector a movilizarse en una tractorada celebrada en Úbeda y en una manifestación multitudinaria por las calles de la capital.

Al respecto, Asaja considera que hay que ir con “cautela” para ver cómo evoluciona, por un lado, la climatología y, por otro, cómo avanzan las propuestas por parte de la Administración para permitir que el mercado pueda autorregularse en casos de campañas excedentarias como la actual y así “poder frenar la caída de precios”.

Las existencias a 30 de mayo se sitúa en 1,24 millones de toneladas, repartidas en almazaras (928.000 toneladas), envasadores y refinerías (261.700) y Patrimonio Comunal Olivarero (55.000).

Tiempo para la regulación del sector

PERMISO. La autorregulación mediante la retirada de aceite de oliva del mercado mediante la extensión de la norma por parte de la Interprofesional debe contar con el visto bueno de las autoridades comunitarias. Por lo tanto, es una medida que requiere tiempo y que no verá la luz hasta la próxima campaña.