Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
11:05
h
URGENTE

“Quien contrató a Matinsreg fue el alcalde Fernández de Moya”

El diputado andaluz y exconcejal García Anguita resta credibilidad al testigo clave

El parlamentario andaluz del PP, Miguel Ángel García Anguita, concejal de Personal entre agosto de 2012 y septiembre de 2013, tiempo en el que, supuestamente, en el Ayuntamiento se ordenaron pagos de facturas infladas a la empresa Matinsreg, encargada del mantenimiento de las fuentes, iluminación y semáforos, niega, de nuevo, su implicación en los hechos. El veterano político sostiene, en un comunicado: “Quien decidió contratar a Matinsreg fue el alcalde (de junio de 2011 a noviembre de 2015) José Enrique Fernández de Moya”. García Anguita, que insiste en que cualquier paso de aquel equipo de Gobierno tenía que autorizarlo el que fuera regidor, reacciona así al conocer que su nombre aparece, según publicó este periódico, en el informe elaborado por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Jaén, encargada del caso a petición del instructor del caso, Antonio Valdivia Milla. Su señoría trata de aclarar si José Enrique Fernández de Moya y otros investigados cometieron prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación continuada de caudales públicos, cohecho y tráfico de influencia.

Miguel Ángel García Anguita, que aún no está llamado a declarar en esta causa, a pesar de aparecer en las diligencias policiales a raíz de la declaración de un testigo que le da un papel crucial, hace hincapié en lo afirmado la semana pasada, en una rueda de prensa, cuando fue tajante al decir que no conoció al propietario de la empresa Matinsreg. En esta línea, asegura en la nota que las reuniones en la sede de la Administración local con esta mercantil, como apunta, “se realizaron en la Alcaldía sin mi presencia”. “Nunca he firmado facturas de la Empresa Mastinreg. Y jamás, una orden de pago a nombre de la citada empresa, ni con reparos ni sin reparos del Interventor General”, aseveró. El diputado autonómico pone en duda la declaración del testigo clave, que ocupó las funciones de técnico municipal, que aseguró a los guardias civiles encargados del caso, que tanto García Anguita como uno de sus compañeros de mandato, esta vez, al frente de Mantenimiento Urbano, Manuel del Moral Negrillo, le comunicaron que Matinsreg se haría cargo de los servicios. García Anguita admite que, junto con Manuel del Moral, encomendaron a este trabajador municipal, que luego declaró en su contra, que se hiciera responsable de la supervisión de las empresas concesionarias de servicios públicos municipales. Fue, sostiene, durante pocos meses ya que, como dice, el Servicio de Personal, la Secretaría General y la Intervención pusieron pegas al tratarse de un empleado con categoría de Operario y personal laboral, que no podía desempeñar funciones de técnico. A raíz de ello, relata, “el concejal de Mantenimiento Urbano pidió que se designara a otro empleado que fuera técnico y funcionario público”. Tras comunicarle el cese, según García Anguita, el actual testigo, dice, “reaccionó mal hasta el punto de que denunció a Personal del Ayuntamiento ante el Juzgado de lo Social de los de Jaén”. De ahí, que considere García Anguita “extraño” que el que fuera responsable del control de las concesionarias, “no lleve a denunciar que lo hemos obligado a firmar las facturas de la empresa Matinsreg”. Para ello, el propio parlamentario andaluz tiene una respuesta: “Lo hace ahora cuando está asustado por haber firmado facturas de la empresa Matinsreg para intentar defenderse alegando que fue obligado a firmar por los superiores”.

El exconcejal Manuel Moral Negrillo, a preguntas de este periódico tras la información publicada el lunes, aclara: “No tengo dudas de la honorabilidad y la honradez de las personas”. Poco más quiere añadir al respecto el que fuera concejal de Mantenimiento Urbano, que también aparece en las diligencias de la Policía Judicial, que juzga: “Si me llaman a hacer algún tipo de declaración, diré lo que pude decir. Si en lugar de ser yo hubiera sido otro compañero, hubiera ocurrido igual, la empresa se fue, después de cobrar, y dejó a la ciudad abandonada”. “Esta persona (el testigo) se enfadó, ya que pasó de ocupar un puesto de simple peón a ser técnico del Ayuntamiento, pero el cese lo motivó la Secretaria General”, apostilla, tras aclarar que a él le comunicó lo que ocurría Miguel Ángel García Anguita. “Esas facturas no las conozco. En la concejalía coordinábamos las labores de reparación y había una empresa que tenía un responsable que facturaba y me imagino que los pagos pasarían por Hacienda y por Intervención”, juzga, sobre las acusaciones de que conocía a la empresa contratista y sus precios.

El informe de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil deja claro que, tras realizar un análisis pormenorizado de las relaciones entre las distintas personas físicas y jurídicas que aparecen en esta causa, se infiere que en la contratación de Matinsreg intervinieron por parte de la empresa tres personas. Ellas fueron, según consta en la instrucción, las que estuvieron en varias reuniones que tuvieron lugar con posterioridad a la comunicación por parte de los concejales Miguel Ángel García Anguita y Manuel del Moral a un técnico municipal de que la firma encargada de los servicios de mantenimiento y limpieza de las fuentes, entre otros, sería Matinsreg, la empresa de Toro que estuvo, finalmente, durante trece meses y siete días.

Una de las personas que está llamada a declarar como investigada es quien figuraba como administrador y, según la investigación, las otras dos tenían “fuertes relaciones” con la firma zamorana. Según declaró el técnico, ejercían funciones de dirección en la gestión de los servicios e intervenían directamente ante el Ayuntamiento de Jaén presentando el cobro de facturas que ni siquiera pasaban por el Registro.

En el informe, al que tuvo acceso este periódico, queda reflejada la existencia de relaciones mercantiles a partir de la entrada de Matinsreg entre esta sociedad y otras tres más controladas por uno de los tres que llevaron el peso de las negociaciones para convertir a esa compañía de Toro en prestadora de servicios al Ayuntamiento de Jaén. Esas relaciones se materializaron en operaciones de compra y venta por importe de 427.979,99 euros a partir del momento en el que Matinsreg se hizo cargo del mantenimiento de las fuentes ornamentales de Jaén, y no, precisamente, con anterioridad. La instrucción revela que había una cuarta persona más —con lazos familiares con una de las que se sentaban en las reuniones con los concejales— que ejercía funciones de dirección de la empresa desde el principio y que era la que se encargaba de presentar las certificaciones y confeccionaba la facturación de los trabajos en el Ayuntamiento. Según consta en el informe de la Policía Judicial, el administrador le concedió poderes especiales para que pudiera actuar en nombre de Matinsreg. Y hay más. Según los datos que constan en el Registro General del Notariado, uno de los que aparece en la investigación y que también hizo lo posible para que Matinsreg prestara servicios en la que capital, que este periódico mantiene en el anonimato porque no está investigado ni es un cargo público, participó en la firma de actos notariales mediante los que transfirió participaciones sociales de tres de sus mercantiles a un ciudadano búlgaro al que nombró administrador. En total fueron las operaciones mencionadas anteriormente por valor de 427.979,99 euros las que se facturaron a un vecino de Stavertzi. Los agentes tratan de buscar el rastro del dinero. [manuela rosa jaenes]

El secretario de Estado declara hoy en el juzgado

El exalcalde de Jaén y secretario de Estado de Hacienda en funciones, José Enrique Fernández de Moya, declara hoy como investigado en el Juzgado de Instrucción número 2 en la causa abierta por la querella interpuesta por el grupo municipal socialista a finales de 2017 y en la que se apuntaba a pagos “inflados” a la empresa Matinsreg, a la que, supuestamente, se le había adjudicado, sin control alguno, el servicio de mantenimiento de las fuentes ornamentales en la ciudad, cuando Fernández de Moya era alcalde de Jaén en 2012. El alto cargo acudirá el mismo día que lo harán una de las concejales del actual equipo de Gobierno, Rosa Cárdenas (PP), un técnico municipal y un representante de la empresa Matinsreg. Los hechos por los que están investigados estas cuatro personas podrían constituir delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación continuada de caudales públicos, cohecho y tráfico de influencias.

Según recoge el auto judicial, la causa se incoó en diciembre de 2017 y desde entonces se ha acordado la práctica de diversas diligencias de instrucción, esencialmente recabar documentación y su estudio tal y como aparece en el informe emitido por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Jaén.

Para hoy, con autorización de la Subdelegación del Gobierno, hay prevista una concentración, frente al juzgado instructor, para protestar contra el PP y sus políticos, a los que se acusa de corruptos.

Un entramado de empresas para cobrar las facturas