Actualizado
miércoles, 26 septiembre 2018
09:25
h
URGENTE
  • modernista. La Casa del Reloj, en la esquina de la calle Maestra y la Plaza de Santa María, uno de los edificios más bellos de Jaén.
    modernista. La Casa del Reloj, en la esquina de la calle Maestra y la Plaza de Santa María, uno de los edificios más bellos de Jaén.

El pleno de la Corporación Municipal aprobó, en su fase inicial, una modificación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico, Pepri. El cambio, que tiene que ser ratificado por la Consejería de Cultura de la Junta, permite cambiar el uso de los inmuebles protegidos. La normativa del nuevo PGOU, el de 2014, impide que, en un edificio protegido, el uso compatible pueda sustituir al 100% al que sea considerado como característico. Es decir, una vivienda no puede transformarse por completo en un restaurante, salvo por acuerdo plenario, caso por caso. Con la modificación que se impulsa en el Pepri, la idea es agilizar este proceso, con la vista puesta en atraer inversiones y agilizar proyectos. Esta es la idea del Gobierno local, aplaudida por la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Obras, que preside Francisco Chamorro.

“Hace mucho tiempo que lo solicitamos. Cuando se aprobó el nuevo plan general, el casco antiguo quedó atrasado, al no actualizarse el Pepri, que no es otra cosa que un ‘pgou’ específico para esta parte de la ciudad”, reflexiona, convencido de que con este movimiento, se pone el cambio más fácil a aquellos que, por ejemplo, quieran abrir un establecimiento turístico o un restaurante. El representante de la patronal, aunque satisfecho con esta decisión del Gobierno municipal, cree que es preciso abordar en profundidad los cambios en el Pepri y, para ello, recuerda el interés de su asociación, al igual que los colegios de arquitectos y aparejadores, en reunirse con el alcalde, Javier Márquez. Prueba de ello es que hace más de un mes que esperan poder sentarse con él, precisa. Y es que entre los constructores y promotores, consideran crucial que, al igual que Baeza y Úbeda, en la capital, el área de Urbanismo tenga delegadas las competencias de Cultura para autorizar obras en las zonas protegidas del casco urbano. “Pasaríamos de tener que esperar durante un año a un mes”, sostiene Chamorro que apunta que la propia Junta se mostró favorable a esta petición.

No todo es entusiasmo ante los cambios en el Pepri que se plantean. Marina Heredia, de “Iniciativas, andamios para las ideas”, entidad que trabaja para la conservación del patrimonio y la cultura jiennense, considera que la modificación urbanística puede ser “un arma de doble filo”.

Heredia apunta claramente a que esta medida permitirá avanzar al proyecto de la Casa del Reloj, adquirida por una constructora para su rehabilitación y darle uso, y también puede venir bien para el convento de Santa Úrsula, cerrado y que podría convertirse en una escuela de idiomas o una sede universitaria, como defiende. “Lo que no entiendo bien es la tragadera de permitir cualquier cambio de uso en cualquier edificio, que la excepción se eleve a categoría de norma. Lo idóneo es que se busque consenso necesario en el pleno en estos casos y no dar un cheque en blanco a concejal de turno”, argumenta Heredia.

¿una puerta abierta a la gentrificación?

Jaén en Común se abstuvo en el debate plenario sobre el Pepri, al no convencerle esta medida. “Iniciativa, andamios para las ideas” también recela, al considerar que puede abrir la puerta a procesos como la gentrificación, un neologismo que hace referencia a procesos como la transformación de barrios en declive, con rehabilitaciones que provocan el aumento de los precios y, a la postre, la salida de la población originaria.