Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
12:52
h
URGENTE

Obras que vertebran una comarca

La Junta invierte más de tres millones en la mejora de la carretera A-315
  • AVANCE. Trabajos de la variante de Quesada, una de las mejoras ejecutadas por la Junta en la carretera A-315.
    AVANCE. Trabajos de la variante de Quesada, una de las mejoras ejecutadas por la Junta en la carretera A-315.

Recorrer los alrededor de setenta kilómetros que separan Torreperogil de Pozo Alcón pueden ser un suplicio, con continuas curvas y tramos en mal estado. Conscientes de la importancia de contar con unas mejores comunicaciones y en la línea de lo que piden sus vecinos, los alcaldes de la comarca de Cazorla, todos del PSOE, están implicados para que la Junta agilice el acondicionamiento de la A-315.

Ángel Padilla, el regidor de uno de los pueblos más afectados, Huesa, destaca que él y sus homólogos son conscientes de la situación económica, pero destaca la voluntad del consejero de Fomento, Felipe López, con el que los munícipes han mantenido varias reuniones. Al respecto, valora el compromiso de la Junta por priorizar e intervenir en los “puntos negros”, con obras y licitaciones que avanzan en paralelo. El importe conjunto supera los tres millones de euros. “No es un brindis al sol. Hay dotación en el presupuesto”, resume. El político huesense subraya la importancia para la seguridad y las comunicaciones, ya que la vía interurbana sirve de acceso al Parque Natural de Cazorla para gentes de Granada, Almería y otras tierras levantinas. A medio plazo, manifiesta, que se trabaja en el demandado arreglo definitivo de la A-315 —que une Torreperogil y Baza (Granada)—.

Una de las intervenciones en proceso de licitación es la situada en el término torreño, con unos deslizamientos que afectan a la calzada. Por otro lado, en el caso de Quesada, se ejecuta la variante, que aumentará la seguridad, ya que no será imprescindible entrar en la travesía para seguir hacia Huesa. El otro tramo complicado es que el va del casco urbano, por el que también pasa la A-315, hasta el entorno de la pedanía de Ceal. “Es un cuello de botella. Necesitamos otra variante y una calzada con unos nueve metros de anchura”, manifiesta Ángel Padilla, quien destaca que las intervenciones resultan complejas y caras por las característica geológicas del terreno, que facilitan las filtraciones de agua y los corrimientos. “En las partes donde hay yesos, cuando llueve, las grietas se llenan de agua y con el frío, se dilatan”, apunta el responsable huesense, quien atribuye a tales dificultade que haya que recurrirse a sistemas de pilotes para acometer las mejoras imprescindibles. Los municipios vinculados con esta carretera son, aparte de Torreperogil —en La Loma—, los de la comarca serrana situada al este de Jaén, es decir, Cazorla, Peal de Becerro, La Iruela, Chilluévar, Santo Tomé, Quesada, Huesa, Hinojares y Pozo Alcón.

reactivación de la variante de quesada

Las obras de la variante de Quesada se reanudaron el pasado martes. El alcalde del municipio, Manuel Vallejo, destaca que, superados los escollos, se procederá con rapidez a los movimientos de tierra. De esta manera, si no surgen contratiempos, para finales de año, o antes, se concluirá el tramo. “Es un paso de gigante en la mejora de la seguridad”, manifiesta. La inversión supera los 1,3 millones de euros, incluida la expropiación de las fincas por las que discurre. Descargará de tráfico la travesía del municipio natal de Zabaleta, donde se han registrado varias muertes en las últimas décadas.

Proyectos de envergadura, este año, en Huesa

Ángel Padilla valora que el equipo de Gobierno que lidera culminará, este año, proyectos de envergadura para el municipio. Se trata de iniciativas acometidas con fondos propios, a veces con el apoyo de la Junta y la Diputación. El alcalde de Huesa destaca la solución al hundimiento de un tramo abovedado de la conducción procedente de los Collados de Belerda, que oprime la canalización y causa fugas. El proyecto está en redacción y cuando se acabe se pedirá la ejecución de urgencia —hará falta una tuneladora— para evitar cortes de agua a los 2.900 habitantes huesenses y de cinco pedanías de Quesada.

Por otro lado, el Ayuntamiento tiene en marcha la licitación para sustituir el albero del campo de fútbol por césped artificial, con un coste de 350 euros. Así se atiende una demanda de la juventud local, ya que las condiciones del terreno de juego fueron una de las causas de la desaparición del equipo local. El nuevo edificio del consultorio, en la calle Alcalde Linares, con un presupuesto de 420.000 euros también se completará, si no surgen contratiempos. Sustituirá al “obsoleto” inmueble actual, que incluso está separado de las Urgencias.

Por otra parte, este año se prevé inaugurar el pabellón cubierto, ya terminada y a falta del suelo acolchado. Otras dos intervenciones de relevancia de la legislatura son la conclusión del Centro de Formación y el arreglo de la carretera de Belerda.

Padilla denuncia que algunos de estos proyectos “durmieron el sueño de los tristes” por la mala gestión del mandato de IU y el PP entre 2011 y 2015. Esto —afirma— afectó a muchas iniciativas previstas con anterioridad que llevaban “el sello socialista” y en otros casos generó perjuicios económicos al Ayuntamiento, como, a su juicio, ocurrió con el proyecto del campo de césped artificial.