Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
11:30
h
URGENTE

Nubarrones sobre las mises

La polémica vuelve a empañar el certamen de belleza para Miss Jódar
Ver comentarios
  • BELLEZA. María José Parra Cecilia, actual miss, segunda por la derecha, y el resto de candidatas.
    BELLEZA. María José Parra Cecilia, actual miss, segunda por la derecha, y el resto de candidatas.

El concurso de mises celebrado el 4 de agosto, en el Auditorio Municipal, que ganó María José Parra Cecilia, se ha visto envuelto en una polémica que vuelve a empañar el certamen de Miss Jódar. La organización del concurso la cedió el Ayuntamiento, desde hace varias ediciones, a la Cofradía de la Expiración. Los concursos de belleza, a veces suelen ir acompañados de cierta controversia, que resta protagonismo las verdaderas protagonistas, que son las misses. Durante este mes de agosto, que hoy acaba, tradicionalmente se celebra en Jódar la elección de la reina y del galán o mister de las fiestas en Jódar. Sin embargo, en este municipio de Mágina, el tema estrella gira en torno a las denuncias o insinuaciones de que pudo haber tongo y fraude.

Un ejemplo, la galduriense María del Mar Carmona afirmó en su perfil de una red social: “Al final me he decidido a hacer público lo que me ocurrió en el certamen de reina de las fiestas de Jódar, al cual no tuve derecho de presentarme supuestamente por ser ‘guapa’. Las demás candidatas, al enterarse de mi inclusión en el certamen, comunicaron su dimisión, lo que desencadenaba la cancelación de la gala porque según la persona organizadora de la pasarela, estaba clara la ganadora. Considero que no es justo que me quitaran el derecho a presentarme a un certamen donde supuestamente lo que se valora es la belleza. Espero que no vuelva a ocurrir ningún año más y que todas tengamos las mismas oportunidades”.

Lo que podría ser un enfado sin más, pronto se convirtió en un asunto del que todos quieren opinar. En el caso de Pilar Serrano, ganadora del concurso en años anteriores, se dio por aludida y dejó constancia de su pensamiento: “Voy a hablar porque yo soy la que ha preparado a esas niñas, pero no soy la organizadora de Miss Jódar. Marián, tú me escribiste diciéndome el panorama que había y te dije que estaba al corriente, pero que las chicas tenían 16 años [...]. No te iba ni a contestar porque me parece fuerte que pongas esto cuando sabes que era por la edad, que las que se presentaron tenían 16 años. Y obviamente no es lo mismo una niña que una mujer”.

Virtual. La discusión tomó tintes de un problema que trascendió del mundo virtual para trasladarse a la calle. Rápidamente, las conversaciones corrieron como la pólvora entre los más jóvenes, trasladando estos un conflicto, más típico de espacios televisivos en los que prima la chabacanería y el mal gusto, a los mayores. Al día siguiente, las reacciones no se hicieron esperar. Ainhoa Jiménez, una de las candidatas, declaró que, desde su punto de vista, no entendía cómo se presentaba una chica que superaba su edad en una década. Por su parte, Pilar Serrano, Miss Grand Jaén, manifestaba que sabía demasiado sobre este asunto y que la edad comprendida era entre 18 y 25, y que se permitía la participación de chicas de 16 años con una autorización previa de sus padres, las páginas se llenaban con las bases de distintos certámenes a nivel nacional, donde la edad permitida, en su mayoría, oscila entre 18 y 30 años como requisito exigido.

Otra galduriense, Manuela Jiménez, recuerda que, hace años, se presentó una mujer de mayor edad con chicas más jóvenes y no hubo problemas. Otras chicas expresaron que, si la joven hubiera sido menos agraciada, ¿habría habido problemas con la edad?

A la discusión se sumaron también Gloria Crespo, anterior miss Jódar, y la actual portadora de la corona, María José Parra Cecilia. Incluso la hermana de esta, Lidia Parra, expuso: “¡Qué más quisierais, más de una, que tener la cara y el cuerpo que tiene mi hermana! No hay más que decir. Fue la ganadora y, al que no le guste, que reviente”. Otra usuaria, Gemma Ritz, acusaba a María del Mar de estar rabiando de celos.