Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
09:06
h
URGENTE

Uno de los reclamos turísticos de la provincia jiennense es que es el terriorio europeo con mayor concentración de castillos, otro que tiene dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, como son Úbeda y Baeza, y también puede presumir de la espectacular Catedral de la capital, por ejemplo. Pero no todo son parabienes cuando se habla de su riqueza monumental. Aa la provincia jiennense y, en definitiva, a quienes velan por sus bienes, también hay quien le tira de las orejas. Lo hace, desde 2007, la prestigiosa Asociación Hispania Nostra, declarada de utilidad pública por su altruista y eficaz labor para la defensa del patrimonio cultural y natural. En su Lista Roja, que es la que pone el foco en monumentos en peligro, hay 26 referencias jiennenses. Con este dato, Jaén está a la cabeza de Andalucía, seguida de cerca por Granada; con más del doble que de entradas que Sevilla y con una lista que multiplica casi por cuatro las referencias de Córdoba.

Desde que la Lista Roja comenzó a funcionar en el año 2007, tal y como explican desde Hispania Nostra, se registraron en ella 26 bienes en la provincia jiennense. De estos, se salvaron tres: la iglesia de Santo Domingo de la Iruela y la Cárcel Modelo del Partido Judicial y la Iglesia Parroquial de San Lorenzo de Úbeda. Es posible también que, en una próxima revisión, salga de esta clasificación el Castillo de Villardompardo, inscrito en 2011 y que, gracias a una sustanciosa inversión de las administraciones, es objeto de un importante proyecto de rehabilitación. No obstante, aunque “salvados”, los bienes “amenazados” se mantienen en la lista para recordar que hay que mirar por ellos.

El año 2014 fue el que registró más entradas en la Lista Roja en la provincia de Jaén, aunque, como aclaran desde la organización, fue el momento en el que la lista comenzó a ser más conocida, con lo que aumentaron las denuncias. En 2015 , ingresaron dos bienes: el Castillo de la Aragonesa de Marmolejo, que el Ayuntamiento trata de recuperar, y el Palacio de Garcíez. Salvo sorpresa, 2016 concluirá sin incorporaciones.

Entre los “clásicos” de la Lista Roja, al ser de los primeros en ingresar, están el Castillo de Bedmar, con una situación ruinosa que está a las puertas de convertirse en un problema serio; el oratorio rupestre de Valdecanales, en Rus; y el Castillo del Giribaile, en el término municipal de Vilches.

Además del recinto fortificado de Villardompardo, hay otros bienes para los que se promueven acciones para su conservación, es el caso del Puente Mocho, de origen romano, entre Beas y Chiclana de Segura, y que restaura actualmente la Junta, y el del Palacio de los Condes de Torralba, en Torrequebradilla, uno de los núcleos que conforma el municipio de Villatorres, para el que los vecinos reclaman una solución que trata de atender el Gobierno local.