Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
20:37
h
URGENTE

Mata al hombre que entró en su casa de noche para robar

El dueño de la vivienda resultó herido en la lucha con el ladrón
  • PESQUISAS. Agentes de la Guardia Civil dialogan con vecino a las puertas de la casa en la que se produjeron los hechos.
    PESQUISAS. Agentes de la Guardia Civil dialogan con vecino a las puertas de la casa en la que se produjeron los hechos.

Benito M. R. estaba durmiendo en su casa de la calle Pepe Luis Cruz de La Carolina cuando un fuerte estruendo lo despertó en plena madrugada. Alguien se había descolgado desde el tejado hasta el patio de la vivienda e intentaba forzar la puerta de entrada a su domicilio. Benito fue al lugar de donde procedían los ruidos y se encontró de bruces con un hombre, que llevaba una linterna y una barra de hierro, con la que le asestó un fuerte golpe en la cabeza al dueño de la casa. Entre ambos se produjo un forcejeo, que acabó con la muerte a cuchilladas del supuesto ladrón. Se trata de Roberto Cano Chico, un hombre de 33 años, vecino de Viso del Marqués (Ciudad Real) y con numerosos antecedentes por diversos delitos. El dueño de la casa también resultó herido, con una importante brecha en la cabeza, un corte en una mano y contusiones por todo el cuerpo. El arma utilizada, al parecer, estaba en la cocina de la vivienda.

La hipótesis que baraja la Guardia Civil es que el hombre fallecido se adentró en la vivienda con el objetivo de robar. Al parecer, pertenecía a una banda que se desplazaba expresamente desde La Mancha hasta La Carolina para desvalijar viviendas. De hecho, en las inmediaciones del lugar donde se produjeron los hechos, fue detenida la pareja del ladrón, Noelia M. V, una joven de 29 años y también vecina de la localidad ciudadrealeña.

El suceso se produjo alrededor de las cuatro menos cinco de la madrugada. A esa hora, numerosos vecinos de la zona alertaron a la Guardia Civil de que habían oído muchos gritos pidiendo ayuda provenientes de la casa, ubicada junto al Mercado de Abastos. Algunos vieron a Benito asomado a la ventana reclamando auxilio. En un primer momento, llegaron los agentes de la Policía Local de La Carolina, que encontraron al varón fallecido, por lo que avisaron a la Guardia Civil. También comprobaron que el dueño de la casa presentaba varios cortes y heridas. Benito M. R. salió por su propio pie y fue trasladado hasta el Hospital San Agustín, de Linares, donde permanece ingresado desde la madrugada de ayer lunes, a causa de las lesiones producidas en el presunto forcejeo con el ladrón. Este hombre vivía solo en la vivienda. Está previsto que hoy sea interrogado por la Guardia Civil en calidad de investigado.

Por su parte, los agentes del Instituto Armado trasladaron a la mujer arrestada —la pareja del detenido— hasta las dependencia policiales, donde será interrogada. Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Jaén completaron ayer la autopsia de la víctima. Presentaba seis heridas de armas blanca. Fuentes consultadas por Diario JAÉN expresaron que la joven pareja no era la primera vez que visitaba la capital de las Nuevas Poblaciones. Los vecinos afirmaron que Benito no era un hombre violento. Incluso uno de ellos, se hizo cargo de cuidar los dos canarios que poseía en su domicilio.

Seis heridas de arma blanca con una navaja
idcon=13326857;order=9

Las fuentes consultadas por Diario JAÉN explican que el fallecido presentaba seis heridas de arma blanca en distintas partes de su cuerpo. Así lo determinó la autopsia practicada ayer por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Jaén. Los agentes de la Guardia Civil intervinieron en la vivienda la navaja que acabó con la vida de Roberto Cano Chico. Al parecer, se encontraba en la cocina de la casa. Los investigadores del Instituto Armado tratan de esclarecer si fue el dueño de la vivienda el que la cogió para defenderse al escuchar los ruidos o la agarró el ladrón una vez que logró entrar en el domicilio. Lo que la Benemérita tiene claro es que el fallecido pertenecía a una banda que se desplazaba expresamente para robar hasta La Carolina desde su lugar de residencia, el Viso del Marqués, en Ciudad Real.