Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
12:41
h
URGENTE

Más “miedo” entre las mujeres a pedir ayuda frente a la droga

AFAD reconoce que el colectivo está más estigmatizado al hablar de consumo
  • HABILIDADES. participantes en el último curso organizado por la Asociación de Familias de Ayuda a Drogodepen-dientes atienden las explicaciones ofrecidas por la monitora.
    HABILIDADES. participantes en el último curso organizado por la Asociación de Familias de Ayuda a Drogodepen-dientes atienden las explicaciones ofrecidas por la monitora.

Orientación y apoyo psicológico a las personas que consumen drogas y a sus familiares. Eso es lo que ofrece, durante las 24 horas, todos los días de la semana, la Asociación de Familias de Ayuda a Drogodependientes. “Sobre todo atendemos a hombres, podríamos decir que en un porcentaje aproximado del 90 por ciento. Pero eso no quiere decir que la mujer no consuma —aunque es cierto que lo hace en mucha menor medida—, sino que muchas veces tiene miedo a pedir ayuda porque está mal visto por la sociedad e, incluso, tienen temor a perder a los hijos”, explica la psicóloga del colectivo, María de los Ángeles Jiménez.

Así, reconoce que la mujer está más estigmatizada socialmente cuando se habla de problemas de consumo de drogas, sobre todo en el caso de las que superan los 30 años: “Las adolescentes, por lo general, toman alcohol, tabaco y cannabis, que suelen dejar cuando comienzan a trabajar y toman los roles propios de su género en el cuidado de los hijos. En el caso del hombre, mantiene el consumo, pero una vez que las mujeres superan los 35 años, se llevan la palma en el tema de los sedantes, potenciados por el sistema de salud en detrimento de los profesionales de la Psicología”.

Precisamente, en la línea de analizar el consumo de drogas en la actualidad y al tener en cuenta la perspectiva de género, el colectivo organizó un curso en el que se dieron cita unos sesenta estudiantes de Trabajo Social y Psicología de la Universidad de Jaén, de los que un 85 por ciento eran mujeres. Entre otras cuestiones, se analizó el consumo a través de diferentes ponencias sobre los efectos que estas sustancias tienen en la salud sexual y reproductiva; las barreras para el tratamiento de mujeres drogodependientes, o la relación de los estupefacientes con la violencia de género. “Siempre intentamos, con este tipo de iniciativas, que haya debate. Y la verdad es que los jóvenes son muy participativos”, afirmó Jiménez.