Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
16:54
h
URGENTE

Maratón de partidos en Los Villares

El GAB Jaén gana la quinta edición del Torneo Victoriano Muñoz ante un luchador Carboneras

T riunfó balonmano femenino y la convivencia. La quinta edición del Torneo Victoriano Muñoz de Los Villares no faltó a su cita habitual del mes de julio. La competición de balonmano femenino se encuentra en una fase de consolidación por el trabajo que desarrolla la organización. El club del municipio, que preside Mónica García, no deja nada al azar y con el apoyo del Ayuntamiento villariego cierra un programa de actividades atractivo para los equipos participantes. Este año no fue una excepción al competir 10 conjuntos y unas 100 jugadoras. Se disputaron 23 partidos, 20 en la fase inicial, 2 en las semifinales y la final de la competición en una maratón de 24 horas. La mayoría de los equipos acampó en la piscina municipal. La presidenta del CAB Los Villares era una persona feliz después de clausurar el torneo. “Todo salió a la perfección en dos jornadas en las que triunfo el deporte y la convivencia en una edición en la que, de nuevo, homenajeamos a Victoriano”, asegura. El GAB Jaén ganó la quinta edición y tomó el relevo del BM Bailén. El conjunto de la capital tuvo que esforzarse al límite para superar al Carboneras de Almería en el encuentro por el título. Las jiennenses se impusieron por 13-11 en un compromiso que duró cuarenta minutos, con dos tiempos de veinte. En las semifinales también pasaron por una situación complicada al vencer al Huelma por un ajustado 11-10. Por su parte, el Carboneras derrotó al Osuna de Madrid por 13-11. Los otros conjuntos que compitieron fueron el CAB Los Villares y el BM Bailén de la provincia jiennense, el BM Baza (Granada), el BM Murgi (Almería), el BM Osuna y el Corazonistas (Madrid) y el BM Villamartín (Cádiz). En la entrega de galardones estuvieron presentes los concejales Julio Alberto Cabrera (Deportes), Estela Palacios (Festejos) y María Elena Gutiérrez (Juventud) junto con Victoriano Muñoz y Mónica García. Fue el perfecto epílogo para la fiesta del balonmano femenino.