Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
12:29
h
URGENTE

Mancha Real vuelve a sus orígenes del Renacimiento

Los festejos medievales y la apertura del mercado buscan la autenticidad en la recreación histórica de las calles
  • ACTIVIDADES. Una mujer vestida con trajes de la época practicaba malabares en las calles del mercado.
    ACTIVIDADES. Una mujer vestida con trajes de la época practicaba malabares en las calles del mercado.

Los mancharrealeños regresaron al pasado gracias a la actividad organizada desde el viernes por las concejalías de Turismo y Festejos del Ayuntamiento junto con la empresa Guielandus Dagda.

El objetivo de esta festividad fue la realización de una recreación histórica renacentista para abordar la fundación de Mancha Real. Por ello, personajes y comerciantes ataviados con trajes de la época abrieron el desfile inaugural por las calles, acompañados por los ritmos de la batucada y animados por el grupo Trip Malabart, así como zancudos y bailarinas, hasta llegar a la plaza de la Constitución en donde se ubicó el mercado.

Mientras se recorrían los distintos puestos, los más pequeños disfrutaron, atónitos, de un espectáculo circense. Música, bailes exóticos y malabares sirvieron de entretenimiento en el primer día. El momento más esperado por niños y no tan niños llegó con el pasacalle de cetrería en donde los adiestradores del Rancho Majares Park hicieron volar a las rapaces y se ayudaron del público presente para mostrar las habilidades de estos magníficos animales.

Los tambores avisaron de que el mercado llegaba a su cierre y el baile del fuego cercano a la medianoche despidió a los vecinos hasta el nuevo día.

El sábado, la batucada abrió el Mercado Renacentista Puerta de Mágina. Vecinos de Mancha Real y visitantes de toda la provincia se acercaron hasta el lugar para disfrutar de nuevo de todas las actividades programadas.

Hubo demostraciones de antiguos talleres de oficios, acrobacias y animación en las tabernas con tamborradas. Por la tarde, seres mitológicos y otros personajes deambularon por el mercado realizando pasacalles teatralizados, cuentacuentos, juegos infantiles, música en la calle, vuelo de rapaces y exposiciones.

Un espectáculo de fuego cerró el segundo día y dio paso a la monidura de la Virgen de los Dolores, otra costumbre autóctona.

Ayer, los mancharrealeños tuvieron una última oportunidad para visitar y poder disfrutar de esta fiesta renacentista que concluyó a las once de la noche con un gran espectáculo de fuego.

Pasadas las horas diurnas, también tuvo lugar la procesión de la Virgen de los dolores que contó con numerosos cambios, no solo en el trayecto de su recorrido, sino también procesionando con un nuevo trono y portado por costaleros locales.