Actualizado
sábado, 15 junio 2019
10:23
h
URGENTE

“Mamá, papi es un hombre malo”

Piden cárcel para un joven acusado de maltratar a su pareja delante de sus hijos
  • PROCESADO. El hombre tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados de un Juzgado de lo Penal.
    PROCESADO. El hombre tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados de un Juzgado de lo Penal.

La Fiscalía reclama una condena de cinco años de cárcel para un joven, vecino de un municipio cercano a la capital, acusado de maltratar y vejar a su pareja, con la que tiene dos niños. Presuntamente, muchos de los supuestos episodios de violencia física y psíquica los cometía delante de sus hijos: “Mamá, papi es un hombre malo”, llegó a decirle a su progenitora una de sus pequeños, de tan solo tres años. El Ministerio Público reclama una condena de cinco años de cárcel para Pedro Jesús R. C. por delitos de maltrato habitual, violencia de género y quebrantamiento de condena.

El relato que realiza la fiscal Gracia Rodríguez Velasco en su escrito de acusación particular es espeluznante. Explica que la víctima vivió un calvario durante los seis años que duró la relación de pareja. El Ministerio Público asegura que el acusado ejercía “una actitud de control continuo” sobre la mujer: Presuntamente, no la dejaba relacionarse con sus padres, le espiaba el móvil, no le permitía tener dinero y tampoco hacer la compra si él no estaba presente e, incluso, llegaba a contar las veces que se duchaba. Además, la Fiscalía describe insultos y “palabras ofensivas” casi a diario y por cualquier motivo, “solo por el hecho de no darle la razón”.

El escrito de acusación provisional también recoge supuestos episodios de violencia física, como guantazos o zarandeos cogiéndola del cuello. “Cuando le pegaba, era frecuente que durante unos 4 o 5 días, el acusado no le hablara, la dejara sin comer y le decía que se buscara la vida, que estaba harto de mantenerla”, añade el Ministerio Público. En varias ocasiones, llegó a echarla de casa. Presuntamente, también la obligaba a dormir en el suelo tras una discusión, diciéndole que ese el sitio “que se merecía”, ya que la casa era suya.

Buena parte de estas supuestas agresiones eran presenciadas por sus hijos, una niña que ahora tiene tres años y un niño de solo año y medio. La Fiscalía asegura que ambos están afectados por esta situación y pone en boca de la pequeña una frase que estremece: “Mamá, papi es malo”. El Ministerio Público explica que, además, intenta poner a los hijos “en contra de la mujer”, asegurando que la madre “es la única que sobra en la casa para ser felices” y que “tendría que ahorcarse y ellos —los niños— tendrían que tirar las piernas”.

La mujer relató dos episodios muy concretos de violencia física. Uno lo sitúa el 13 de julio de 2016. Según su versión, él le empujó y la insultó porque se enteró de que había hablado con sus padres tras encontrarse con ellos en el mercadillo del pueblo. El segundo ocurrió el 23 de enero de 2019. El fiscal asegura que ese día la cosa fue muy seria: “La empujó contra el sofá, le pegó tortazos y puñetazos, le tapó la boca para asfixiarla, le dio un guantazo en la cara, le arañó y le tiró del pelo”. “Por mis padres soy capaz de matarte”, la amenazó, según siempre el escrito de acusación. Esa supuesta agresión se produjo en presencia de los dos niños.

Ese día, la mujer presentó una denuncia ante la Guardia Civil y Pedro Jesús fue detenido. La juez le impuso una orden de alejamiento y una prohibición de comunicación con ella. Presuntamente, lo que el acusado hizo fue publicar mensajes en su estado de “whatsapp” que iban dirigidos a ella y que “buscaban una reconciliación”: “Creo que no fue para tanto llegar a todo esto porque tú sabes que los dos nos queremos y hacerle esto a tus hijos. Por favor, vamos a solucionarlo por nosotros”, escribió. La mujer denunció estos hechos en el Juzgado. Ahora, Pedro Jesús R. C. se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel.