Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

Los trabajos en la cantera de La Imora están en el juzgado

Ecologistas en Acción lleva el caso a la Fiscalía y el Ayuntamiento pleitea para lograr el cese de la actividad
  • LA IMORA. Imagen tomada ayer de maquinaria pesada en la cantera, precintada por el Ayuntamiento el 1 de enero.
    LA IMORA. Imagen tomada ayer de maquinaria pesada en la cantera, precintada por el Ayuntamiento el 1 de enero.

En una decisión que fue muy aplaudida por colectivos que defienden el patrimonio medioambiental, el Ayuntamiento decretó, a finales de 2017, el cese de la prórroga de las explotaciones mineras de La Imora y la controvertida La Quebrada, en el paraje de Fuente de la Peña, en el camino de Los Villares. Ecologistas en Acción denunció, el pasado mes, que la actividad había regresado a la segunda de las canteras y el caso está ya en manos de la Fiscalía, como explica el responsable de la entidad ecologista, Javier Ramírez. No es el único pleito al que tiene que enfrentarse la sociedad que opera en la mina a cielo abierto, puesto que el equipo de Gobierno también interpuso una denuncia en su contra. La concejal de Servicios Técnicos Municipales e Imefe de Jaén, Rosa Cárdenas, confirma que la Administración local acudió a los tribunales al comprobar que se había incumplido el decreto que establece el fin de los trabajos. “El Ayuntamiento tiene cerrada la cantera desde 1 de enero y ordenó el precinto. Lo han roto y están trabajando. Estamos pendientes de que el juzgado se pronuncie sobre las medidas cautelares”, apunta la edil.

Ecologistas en Acción denuncia que, actualmente, la cantera ocupa la extensión de 17 campos de fútbol, sobre monte protegido. La organización recuerda que el Ministerio de Industria y Energía otorgó una concesión directa para estos trabajos, en 1981, y, en 2009, se otorgó una prórroga por treinta años. Esta autorización no tuvo en cuenta, como aclaran los ecologistas, la existencia de un Bien de Interés Cultural en la zona, ni que hay una vía pecuaria, ni las protecciones de las que goza este monte público del Ayuntamiento, consorciado con la Junta. Para colmo, sostienen, el contrato de ocupación original de los terrenos, por dos años, data del año 1972 y estaba caducado, sin que haya constancia de su renovación. Además, se avisa de la destrucción de una Cañada Real y la existencia de un gigantesco vertedero de escombros, posiblemente ilegal, dicen. De ahí que Ecologistas en Acción, ante la reiteración de la ocupación por parte de los explotadores, exija la paralización inmediata de actividad extractiva de la cantera y se investigue y sancione a los responsables del daño y se exija la recuperación del espacio dañado, en cumplimiento del artículo 45 de la Constitución Española.