Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
16:10
h
URGENTE

Los juzgados jiennenses suspendieron 24.000 juicios en 2017

El TSJA alerta del grave perjuicio que se causa al ciudadano y de la disfunción que se origina en el servicio público de administrar justicia
Ver comentarios

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) vuelve a hacer hincapié en uno de los graves problemas que dificultan el funcionamiento de los juzgados: la suspensión de juicios. “Constituye una grave disfunción y un perjuicio para la eficiencia de este servicio público”, recalca el máximo órgano judicial en su memoria anual, publicada hace unos días. En Jaén, el problema no es especialmente grave, pero tiene su incidencia. En 2017, se aplazaron 24.164 juicios, nada más y nada menos. Haciendo una simple división, se llega a la conclusión de que los tribunales jiennenses aplazan una media de 31 vistas cada jornada. En número relativos, el porcentaje de suspensiones supera el 24 por ciento. Un lastre demasiado pesado para que los juzgados funcionen sin retraso.

Además de los problemas que genera en la propia maquinaria de la Administración de Justicia, son numerosos los perjuicios que se causan a los distintos “protagonistas” implicados en el proceso. Y es que cada uno de los 31 juicios que se suspenden han tenido una preparación previa, con notificaciones y trámites burocráticos. También participan decenas de ciudadanos que están llamados como testigos para colaborar con la Justicia y que se encuentran con la desagradable sorpresa de que han perdido el tiempo en el pasillo de un juzgado. A los profesionales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del estado les pasa algo parecido, ya que si están en el juicio, no están en sus respectivos puestos de trabajo. Y también jueces, fiscales, abogados, procuradores y peritos, que se han estudiado y preparado la causa, observan perplejos cómo se suspende por un motivo casi siempre ajeno a su voluntad. Lógicamente, todas estas disfunciones provocan retrasos a la hora de administrar justicia y el consiguiente retraso y atasco en los órganos judiciales.

En 2018, la jurisdicción social fue la más afectada por los aplazamientos. Uno de cada dos juicios se tuvo que dejar para otro día. En Penal, el porcentaje de suspensiones es del 17 por ciento, en el Contencioso, del 24, y en la jurisdicción Civil alcanza el 20.

Según las estadísticas del TSJA, durante el año pasado se suspendieron de media tres de cada diez señalamientos en Andalucía, el menor porcentaje —del 21 %— en la vía penal, mientras la jurisdicción social protagoniza el mayor número al no celebrar el 54 % de sus señalamientos. Estos porcentajes se traducen en la no celebración de 60.336 juicios fijados en los juzgados andaluces durante el año pasado, “huecos” que no pudieron cubrirse con ningún otro acto.

Por provincias, el alto tribunal señala que Jaén es la que mantiene un menor porcentaje de suspensiones de Andalucía, una media del 24 %, pese a que ha aumentado los que no se celebran en la jurisdicción contencioso administrativa. La provincia con mayor número de juicio o vistas sin celebras fue Sevilla.