Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE

Los barcos de aceite echan el ancla tras hundir los precios

El mercado resucita tras una crisis en la cotización alimentada desde el mar
Ver comentarios
  • EN EL MAR. Un barco de mercancías transporta contenedores con diferentes productos.
    EN EL MAR. Un barco de mercancías transporta contenedores con diferentes productos.

Los barcos del aceite han echado el ancla. Y cómo se nota. Hace unas semanas, el sector se quejaba amargamente de que el precio del producto no paraba de bajar, mientras que todas las voces autorizadas repetían el mismo mensaje: “No hay causas objetivas para este desplome”. Y la verdad es que motivos no había, al menos, en tierra. Pero, en el mar... Esto ya es otra cosa.

La Agencia Estatal de Información de Mercados del Ministerio de Agricultura acaba de publicar las cifras que describen las operaciones en el último mes. La compra y la venta del aceite de oliva se ha revitalizado, pero no ha ocurrido lo mismo durante los meses anteriores. De hecho, desde febrero hasta mayo se nota un parón en las salidas de producto de las almazaras jiennenses que, curiosidades del destino, coinciden en el tiempo con el desplome del precio del producto y, a la par, con la salida de buena parte del contingente de aceite tunecino, que no era más barato que el jiennense, pero sí que valió para contener el valor del producto aquí y empujarlo hacia abajo con una paralización de las operaciones.

Ahora, que los barcos del aceite han echado el ancla porque la despensa africana está casi agotada, las operaciones se recuperan en la provincia. Y para muestra de lo que ocurre, solo hay que ver el Observatorio de Precios de la Fundación del Olivar (Poolred), que mantiene una tendencia ascendente gracias a la revitalización del mercado. Los compradores han regresado porque tienen necesidad de adquirir aquí producto una vez que los barcos han echado el ancla. En cambio, a la campaña de comercialización todavía le quedan muchas jugadas pendientes.

Los importadores —pocas empresas y muy concentradas— han jugado a contener el precio y a empujarlo hacia abajo parando la compra aquí y yendo a Túnez, pese a que allí era más caro. Sin embargo, a cada kilo se le ha quitado más de un euro, que ahora viene muy bien a la hora de cerrar las operaciones. En cambio, es una situación mala para más de cien mil familias que reciben ingresos del olivar y, consecuentemente, para la propia economía jiennense.

las cifras. En mayo, una vez que los barcos del aceite quedaron atracados, las cooperativas y almazaras comercializaron 104.000 toneladas de zumo de aceituna frente a las 96.800 de abril, o las 83.400 de marzo. Se ve, con claridad, que los operadores han buscado otras zonas para comprar y han evitado España en estos meses. Pese a que las 104.000 del último mes suenan a recuperación, en mayo del año pasado se compraron 109.300. En marzo de 2018 se vendieron 83.400 frente a las 135.300 de marzo de 2017. En febrero, enero y en diciembre pasó lo mismo. Y sorprende porque Túnez, Grecia e Italia han tenido el aceite de oliva mucho más caro que Jaén. Por eso, muchos productores están convencidos de que los barcos del aceite han pretendido generar nerviosismo en el sector para tirar del precio hacia abajo. En cambio, ya sube porque hay mercado. El virgen extra se paga 2,71 y los lampantes a 2,35 euros.

Asaja destaca que el aceite de oliva sale de las fábricas

Asaja indica que la comercialización del aceite de oliva continúa a buen ritmo. Según los datos de la AICA (Agencia de Información y Control Alimentario), en el último mes (mayo) salieron al mercado 113.000 toneladas, según datos provisionales y a la espera de conocer las importaciones. Se trata de una cifra muy similar a la del mes anterior y que muestra fluidez en el mercado a pesar de la esperada bajada de importaciones. En lo que va de campaña, ya se han comercializado unas 860.000 aproximadamente de aceite de oliva.

La Con estas cifras, a la espera de conocer los aforos en los distintos países productores para el próximo año y siempre confiando en que el mercado mantenga este ritmo fluido, Asaja-Jaén vaticina un enlace a fin de campaña ajustado y que disminuye las previsiones de la organización agraria con respecto al mes anterior. Si se mantiene el nivel actual de salidas de estos dos últimos meses, Luis Carlos Valero, gerente y portavoz, calcula que podrían quedar aproximadamente unas 350.000 toneladas de aceite a 30 de septiembre. Indica que, después del último grupo sectorial de Aceite de Oliva celebrado en el Ministerio, la cifra barajada en dicha reunión y que fue trasladada a la Comisión Europea, fue de 315.000 toneladas de enlace, esperándose un incremento de las exportaciones y consumo interior de aquí hasta final de campaña, así como una bajada de las importaciones. “Sea como fuere, lo que hay que destacar es que el mercado sigue muy activo y el aceite va saliendo”.