Actualizado
lunes, 17 septiembre 2018
14:05
h
URGENTE

Las Protegidas da pequeños pasos hacia la rehabilitación

Los vecinos valoran la última reunión con el delegado de Fomento
  • REHABILITACIÓN. Panorámica de un bloque de viviendas en la barriada jiennense de Las Protegidas.
    REHABILITACIÓN. Panorámica de un bloque de viviendas en la barriada jiennense de Las Protegidas.
Las cifras
114
Los vecinos del “Grupo 1060-José Antonio” superan el centenar. En este sentido, es uno de los bloques de viviendas a rehabilitar que presenta mayor número de problemas.
650
Las Protegidas tiene, según el presidente de la asociación, un censo que ronda los 650 vecinos. Todos afectados por el “mal estado” de la estructura de las viviendas de toda la barriada.

Aparente desbloqueo para la situación de las viviendas de Las Protegidas. El cambio de aires en la Delegación Territorial de Fomento y Vivienda ofrece un atisbo de esperanza a los vecinos de la zona, que ya le ven algunos brotes verdes a un problema que aún perdura tras 12 años de lidia con la Administración andaluza. El presidente de la asociación de vecinos, Juan José de la Torre, lideró la visita de los habitantes afectados a la sede de la Delegación de Fomento, donde fueron atendidos por su responsable, José Manuel Higueras. Días más tarde, este les devolvió la visita y, según explica De la Torre, “prometió dar soluciones a la mala situación del barrio”.

Pero, ¿cuál es el principal problema al que hacen frente en Las Protegidas? “El pésimo estado de las viviendas”, responde el presidente de la asociación vecinal. En esta línea, enumera uno a uno los desperfectos. “La cimentación de algunos bloques está mal hecha, así como las antiguas techumbres de cañizo. No hay saneamiento, las cobijas están totalmente destrozadas y se dan problemas tanto las estructuras como en las fachadas”, detalla De la Torre, sobre una serie de problemas que ya forman parte de la historia de este barrio. “Hace 12 años, la Junta de Andalucía destinó 800.000 euros a la rehabilitación integral de los grupos, pero eso está aparcado aún”, afirma.

Cuando De la Torre habla de grupos, se refiere a los bloques de viviendas de Las Protegidas. A este respecto, señala que unos tienen más necesidades que otros. “Por ejemplo, los grupos 1060-José Antonio o Francisco Franco son algunos de los edificios con más desperfectos”, incide, a la vez que hace hincapié en algunos de los momentos más destacados de su encuentro con el responsable de Vivienda en la provincia. “Él nos dijo que se van a poner a trabajar. Sin embargo, yo le comenté que si realmente quieren arreglar la situación de Las Protegidas hay que pedir una partida presupuestaria especial en septiembre”, afirma De la Torre, que no se olvida de los 12 años que lleva “en pie de guerra” para conseguir los arreglos de las viviendas.

Tal y como comenta el presidente de la asociación de vecinos, se trata de un problema que padecen 114 familias solo en el “Grupo 1060-José Antonio”. No obstante, en toda la barriada esta cifra aumenta hasta las 650. En definitiva, son muchos los vecinos de la capital que sufren los desperfectos que presentan algunos bloques de viviendas de Las Protegidas, que, según el presidente de la asociación, “llevan años pendientes de una reforma integral”. A este respecto, la mejora de los inmuebles del barrio redundará en la calidad de vida de estos jiennenses, que no ven el momento de ver sus viviendas totalmente reformadas. Ahora, con la última visita del delegado de Fomento, parece que la “mala” situación en la que se encuentran los vecinos ha dado un giro que les hace tener algo de “esperanza”.

El fuerte hedor, la pesadilla sin fin en Puerta del Ángel
idcon=13420258;order=14

Como un goteo intermitente pero incesante. Así recibe Dolores Arrebola, presidenta de la asociación de vecinos Puerta del Ángel, las quejas ciudadanas sobre los “desagradables olores” que impregnan las calles del barrio. “Es una situación que se agudiza a causa de las altas temperaturas del verano”, indica Arrebola. ¿Cuál es la solución? Para la presidenta pasa por “incidir en la limpieza tanto de los contenedores de la zona como del lugar donde se ubican”, así como hacerlo “con mayor asiduidad”. “Somos muchos los que abrimos las ventanas por las noches para dormir mejor”, relata, acerca de una medida para paliar el calor que, en ocasiones, los vecinos no realizan porque, además de la brisa nocturna, en las casas entra el fuerte hedor que desprende la basura. No obstante, el mal olor no disgusta a todo el mundo, pues las ratas de la zona “parecen encantadas”.