Actualizado
martes, 18 septiembre 2018
19:10
h
URGENTE

“La paz debe conllevar Justicia para las víctimas”

Álvaro Gil Robles inaugura un congreso internacional sobre los procesos de amnistía en territorios en conflicto
Ver comentarios
  • conferencia inaugural. Álvaro Gil Robles, junto al director del curso, Víctor Luis Gutiérrez.
    conferencia inaugural. Álvaro Gil Robles, junto al director del curso, Víctor Luis Gutiérrez.

La Universidad de Jaén vuelve a ser escenario de un monográfico de primer nivel internacional: El Congreso sobre Amnistías y Justicia Transicional reúne en un foro de debate a expertos a los principales expertos españoles en una materia que siempre está de actualidad. El objetivo es hacer una reflexión sobre cómo se aplican las leyes en los distintos países después de periodos de conflicto o de guerra abierta. La pregunta es evidente: ¿Cómo administrar la Justicia en territorios tan divididos en el que sus ciudadanos han estado a un lado de la trinchera? El congreso, organizado por el director del Departamento de Derecho Público y Común Europeo de la UJA, Víctor Luis Gutiérrez Castillo, quiere dar respuesta a esta cuestión desde distintos puntos de vista.

La jornada inaugural trajo a un conferenciante de excepción. El exdefensor del Pueblo y excomisario para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Álvaro Gil Robles, fue el encargado de abrir un monográfico que busca la excelencia. Habló sobre cómo se ha articulado el proceso de “Justicia Especial para la Paz” en Colombia, después del fin de la guerra con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que duró 52 años. “Ese acuerdo de paz fue un verdadero reto”, analizó Gil Robles. ¿Por qué? “Se renunció a una amnistía general, porque el fin de la violencia no significa hacer borrón y cuenta nueva. Cuando cesan las armas, las víctimas exigen justicia y hay que darles respuesta”, explicó. En este punto, especificó cuáles fueron los pilares sobre los que se sustentó este proyecto, con un comité creado expresamente y compuesto por 81 miembros, que no han sido elegidos por ninguna de las partes en conflicto. “La experiencia fue pilotada y apoyada por la ONU, que ha decidido que lo va a convertir en un modelo para estos supuestos. La paz no es solo el cese de las armas, sino también debe traer Justicia”, concluyó.

Tras la inauguración, se celebró el primer panel, en el que se analizó la evolución histórica de los procesos de amnistía y de justicia Transicional, así como sus fundamentos jurídicos. Especialmente interesante fue el punto de vista de Alicia Moreno Pérez, abogada y miembro de “Rights Internacional Spain”, que habló de estas leyes como “mecanismo de impunidad”.

La jornada de hoy, que comenzará a partir de las diez menos cuarto de la mañana, pondrá el foco en cómo se han desarrollado estos procesos en los países sudamericanos: Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. También se analizarán cuáles son los límites de la amnistía en estos países en conflicto. Ya por la tarde, el Congreso estudiará el caso de España, en un debate moderado por el magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia nacional, José Ricardo de Prada. Se verán asuntos como la Justicia universal, es decir, la doctrina que permite a los jueces españoles perseguir delitos de lesa humanidad en otros países.

El ejemplo de la Ley de Memoria Histórica

La delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, participó en el acto de inauguración del Congreso Internacional “Amnistías y Justicia Transicional”. En su intervención, puso como ejemplo la Ley de Memoria Histórica, que entró en vigor hace justo un año. En este sentido, esta norma establece las bases para garantizar el reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista “bajo los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición, tal y como establecen las disposiciones internacionales en materia de derechos humanos”. Ana Cobo destacó el elevado grado de cumplimiento de este cuerpo legal y la “rigurosidad y seriedad” con que aborda un asunto tan sensible. “En Jaén, siguiendo el mandato de esta ley, hemos abierto la Oficina Provincial de Memoria Democrática en la Delegación del Gobierno, donde se pueden recoger testimonio y dar información”. En la provincia, hay 27 fosas, localizadas en 20 municipios, con más de 2.000 víctimas documentadas.