Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
13:35
h
URGENTE

La Federación culpa a una zona anexa de la aparición de orugas

Ildefonso Ruiz garantiza que la empresa fumigadora acudirá mañana
  • PREOCUPACIÓN. Dos jóvenes futbolistas observan las orugas en el campo federativo Antoñete.
    PREOCUPACIÓN. Dos jóvenes futbolistas observan las orugas en el campo federativo Antoñete.

Las críticas de padres de futbolistas por la presencia de orugas en el campo federativo Antoñete fueron escuchadas por la Federación Jiennense de Fútbol, que explica el porqué de esta situación y las medidas que llevan a cabo. Su delegado provincial Ildefonso Ruiz, argumenta que, en cuanto aparecieron estos insectos —el jueves—, inmediatamente se pusieron en contacto con una empresa fumigadora para acabar con ellos lo antes posible. Sin embargo, la compañía les indicó que no podrían acudir al recinto hasta mañana, puesto que estaba el fin de semana por delante y el viernes ya no podían. “Además, nos informaron de que no había ningún problema con las orugas, puesto que son de hierba, no de pino, por lo que no son ni peligrosas ni tienen ningún tipo de contraproducción, son solo desagradables”, explica el delegado de la federación. Por esta misma razón, no se aplazaron los partidos que se jugaron tanto el viernes como ayer. “Nos indicaron que tenían que fumigarlos con un producto especial, tóxico, que no se vende al público, puesto que se necesitan unos cursos específicos. Por tanto, nosotros no podíamos cogerlo y manipularlo, sibno lo hubiésemos hecho en seguida. Tienen que ser ellos los que lo hagan”, argumenta Ruiz, quien también aclara que estos insectos provienen del campo de al lado, donde hay animales y mucha hierba, porque “no se corta”. Pese a ello indica que las medidas fueron tomadas en cuanto se enteraron y que “están haciendo un esfuerzo económico y personal considerable” para que las instalaciones estén bien. Destaca el riego arreglado o los vestuarios limpios y presentables. “Nadie ha criticado cómo estaba antes el campo, en una forma deplorable cuando nos lo devolvió el Ayuntamiento. Estamos trabajando mucho para que ahora esté en condiciones”, asegura Ruiz.