Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
23:16
h
URGENTE

La falta de seguridad frena la obra del nuevo mercado

El alcalde asegura que los trabajos empiezan a primeros de agosto
  • A LA ESPERA. Interior del antiguo mercado de frutas y verduras, espacio que albergará la nueva Plaza de Abastos.
    A LA ESPERA. Interior del antiguo mercado de frutas y verduras, espacio que albergará la nueva Plaza de Abastos.

Las deficiencias que presenta el plan de seguridad elaborado por la empresa encargada de acometer la reforma del que será el nuevo mercado provocan que las obras se retrasen. Las antiguas instalaciones de lo que era el mercado de la fruta van a tener que esperar, tal y como dijo el alcalde, Juan Fernández, hasta la primera quincena de agosto. Así, el regidor fue el primero en “lamentar” el retraso de las obras. “No podemos exigir que, una vez empiecen, estén listas en poco tiempo y, sin embargo, empezarlas cuatro meses más tarde”, aseguró, al mismo tiempo que puso en valor la decisión de los técnicos municipales que rechazaron el plan de seguridad. “Ellos hacen su trabajo”, señaló Fernández.

Ante esto, el alcalde anunció, “con riesgo a equivocarse”, que las obras comenzarán en la primera quincena de agosto. “Soy el primero en lamentar y denunciar la inoperatividad. El caso es que soy yo quien tiene que decirlo, pero también soy el que da más guerra a quien hay que dársela”, indicó Fernández. En este caso, lo que ha errado es el plan de seguridad de la empresa. “Todo falla, somos muchos y cada uno tiene que hacer sus cosas”, afirmó con molestia, sobre una situación que, lo único que significa, es que los placeros que quedaron desahuciados tras el derrumbe del Mercado de Abastos de Santiago tengan que esperar más tiempo para reanudar su actividad. Tal y como estaba previsto, ayer iba a celebrarse la firma del acta de inicio de las obras, algo que finalmente no se produjo por las deficiencias en materia de seguridad que los técnicos municipales observaron en el documento elaborado por la empresa adjudicataria. “Espero que el aplazamiento de la firma sea para la semana que viene”, puntualizó el alcalde acerca de una reforma para la que cuentan con el apoyo económico tanto de la Diputación Provincial de Jaén como de la Junta andaluza.

Tras el desplome del Mercado de Abastos de Santiago, a causa del temporal que azotó la ciudad el 11 de marzo, los minoristas que desarrollaban su actividad comercial en el mismo se quedaron sin empleo de la noche a la mañana. Algunos de ellos, con el paso del tiempo, alquilaron locales por la zona. No obstante, obtuvieron el compromiso de las administraciones para, cuanto antes, acometer la reforma del antiguo mercado de la fruta, que se sitúa justo enfrente del siniestrado.

Tal y como indicó el concejal de Salud y Consumo, Rafael Sampedro, el proyecto de reforma incluye un mercado “modernizado” en el que, además de para los tradicionales puestos, habrá espacio para una zona donde se desarrollarán distintas actividades encaminadas a fomentar el turismo local. Entre ellas destacan experiencias “gourmet” o talleres de cocina de vanguardia. Ahora toca esperar para saber cuándo comenzarán las reforma del edificio para que los comerciantes inicien su actividad de una vez.

El lavado de cara de las asociaciones empieza ya
idcon=13429814;order=9

Lo que si se firmó fue el acta de inicio de las obras que el Ayuntamiento acometerá, a partir de ya, en las sedes de algunas asociaciones de vecinos. En este sentido, se trata, en la mayoría de los casos, de reformas en las cubiertas de los edificios para poner en valor las actividades que se desarrollan en los mismos. De este modo, el alcalde, Juan Fernández, sella, según sus palabras, el compromiso que adquirió con las mismas antes de las últimas elecciones que le dieron de nuevo el bastón de mando. Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos “Himilce”, Juan José Reca, señaló que hay dos proyectos diferentes. El primero, va encaminado a la mejora de las sedes de las asociaciones, mientras que el segundo se enfoca en la mejora del asfaltado, bancos y aceras, entre otros, de los barrios de la ciudad.