Actualizado
jueves, 22 febrero 2018
14:27
h
URGENTE

La fábrica de La Imora evita el ERE presentado por Heineken

La compañía reducirá 220 empleos en España, pero todos fuera de Jaén
  • FABRICACIÓN. Un operario trabaja con una botella de Cruzcampo en la fábrica de Jaén en una imagen de archivo.
    FABRICACIÓN. Un operario trabaja con una botella de Cruzcampo en la fábrica de Jaén en una imagen de archivo.

Era ya noche cerrada en Sevilla cuando salieron los sindicalistas de la reunión con los directivos de Heineken en España. La cita con la empresa cervecera no era un buen trago, ya que encima de la mesa estaba un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). La compañía tiene sedes en Sevilla, Madrid, Valencia y Jaén, por lo que estaba por ver cuántos trabajadores se verían afectados y de dónde. Sin embargo, la fábrica de La Imora fue la mejor parada de la reunión. El ERE de Heineken no reducirá un solo empleo en la fábrica de Jaén.

Heineken informa que la propuesta inicialmente presentada afecta a 220 empleos, que están repartidos en las áreas de producción, ventas y soporte y en los distintos centros de trabajo de la compañía. Concretamente, se eliminarán 40 puestos de los servicios centrales en Madrid; 81, en Sevilla; 63, en Valencia, y el resto en oficinas comerciales de su red española.

No obstante, la empresa aclara que la presentación de este proceso está vinculada a las condiciones que Heineken y los sindicatos acordaron en el convenio colectivo de la empresa, que se firmó en julio. Además, la idea es que se haga de una manera no traumática para los trabajadores. De hecho, ya han negociado en el pasado expedientes de regulación de empleo y siempre han estado basados en medidas no traumáticas, es decir, afectaron fundamentalmente a personas cercanas a la edad de jubilación, que se acogieron a unas medidas específicas. También Heineken indica que la empresa y la representación social afrontan el proceso con la confianza en alcanzar un acuerdo satisfactorio y coinciden en la importancia de mantener la buena fe y reserva necesaria que exige la negociación de este tipo de procesos. Por eso, ambas se comprometieron a informar de los avances que se produzcan en la mesa de negociación, que se constituyó ayer por la tarde noche y que está abierta.

Heineken justifica esta medida desde el punto de vista de que se se trata de un proceso habitual en compañías que operan en entornos “dinámicos y cambiantes”. Añade que se encuentra en una continua búsqueda de la excelencia del negocio para atender mejor al mercado, clientes y consumidores. Dice que, en este marco, la compañía desarrolla iniciativas con foco en la eficiencia y la mejora continua. De esta manera, argumenta que ha detectado la necesidad de acometer una reestructuración de su estructura productiva y comercial en España, por lo que afronta el ERE como una medida necesaria dentro de su planificación para el futuro. El punto de partida es de 220 puestos de trabajo menos, aunque se hará con medidas especiales y no traumáticas para la plantilla afectada. En cambio, dentro de que un ERE nunca es una buena noticia, lo mejor es que Jaén se libra de esta medida excepcional. La fábrica de La Imora se muestra como una planta muy versátil que se adapta perfectamente a las necesidades de la compañía. De hecho, en noviembre, la compañía cervecera anunció una inversión de 6,4 millones para que envasara, por primera vez, cerveza en lata.