Actualizado
sábado, 15 septiembre 2018
21:44
h
URGENTE

La Circunvalación es la opción más “idónea” para cerrar la ruta

La Junta descarta que el tramo continúe por el Parque Periurbano del Neveral

Aunque los amantes del “mallot” y los forofos del pedaleo deportivo son los principales usuarios de la carretera de Circunvalación, en breve, esta zona de las faldas del Castillo de Santa Catalina se adecuará para los usuarios de la bicicleta en general. Aquellos que la utilizan como medio de transporte o, sencillamente, para pasear tranquilamente por la ciudad contarán con una nueva ruta en la que ya trabaja la Delegación de Fomento. Se trata del empeño, por parte del titular de este organismo, Rafael Valdivielso, quien, después de que IU perdiera la oportunidad de las inversiones del Plan Andaluz de la Bicicleta hace ya casi tres años, se propuso conectar la A-316, a la altura de la fábrica de cerveza, con la carretera A-6015, que conduce hasta Jabalcuz. Un objetivo que contemplaba diferentes opciones y que ya tiene acotada la ruta más idónea por la que transitarán los ciclistas. “La idea es que el tramo se adecuara a lo que se propone desde la Unión Europea dentro del Plan Andaluz de la Bicicleta, de manera que tenía que estar lo más cerca de la zona urbana, por eso descartamos la alternativa del Parque Periurbano de Santa Catalina”, explica el delegado, para recalcar que esta opción no encajaba con la filosofía del carril urbano y que estaba más relacionada con el medio ambiente. Una conclusión a la que llegaron, después de debatirlo con distintos colectivos, así como las consejerías de Medio Ambiente y de Cultura.

A partir de esta premisa, desde la Delegación se reunieron con el equipo técnico municipal de Urbanismo para contemplar la posibilidad de que el tramo pasara por la Circunvalación. En este sentido, Valdivielso destaca que son conscientes de las estrecheces de la carretera y de la existencia de puntos en los que será difícil continuar con el carril. “En concreto, hay unos cuatrocientos metros donde no hay espacio por la zona de ‘Antonio Díaz’. De hecho, estudiamos que el carril sea compartido”, apunta.

Otro de los planteamientos es que, como en otras ciudades en las que se implantó el carril bici, algunos aparcamientos serán sacrificados. En cualquier caso, Valdivielso cuenta que solo serán entre cuatro y veintinueve. “La intención es perder los menos posibles, aun así, tendremos que verlo y estudiarlo con los vecinos de la zona”, remarca.

De esta forma, el objetivo del proyecto es que, una vez se verifique con los colectivos de los residentes, se haga el carril para cerrar todo el anillo con los dos ramales de la fase primera: el que parte desde la fábrica de cerveza y que tiene una longitud de 1.810 kilómetros, y el que conecta con Jabalcuz, que es de 1.250 metros. Según Rafael Valdivielso, esta primera etapa cuenta con un proyecto acacabado, en supervisión y en trámite para su licitación.

En cuanto a la segunda fase, en la que se descarta que pase por el Parque Periurbano del Neveral, su longitud es de 2.700 metros. Gracias a este carril, la Junta pretende que la ciudadanía utilice la bicicleta como transporte sostenible.