Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

Izquierda Unida pide al alcalde su dimisión por ser no adscrito

La coalición no participará en un Gobierno de Fernández ni apoyará la moción
  • CON CLARIDAD. Daniel López (PCE), Selina Robles (IU) y Mariano Rodríguez, durante la rueda de prensa.
    CON CLARIDAD. Daniel López (PCE), Selina Robles (IU) y Mariano Rodríguez, durante la rueda de prensa.

Tajante a más no poder. Así se mostró la portavoz municipal de Izquierda Unida (IU), Selina Robles, que, por las convicciones políticas de la coalición que lidera a nivel local, pidió la dimisión del alcalde, Juan Fernández, ya que con su expulsión del partido pasa a ser un no adscrito.

No obstante, Izquierda Unida está entre dos aguas, no apoya ni a uno ni a otro. Esta es la postura final de la coalición con respecto a la crisis interna que el Partido Socialista (PSOE) ha llevado hasta las mismas puertas del Ayuntamiento. De esta manera, la portavoz municipal de Izquierda Unida subraya que no apoyarán la moción de censura que los socialistas idearon contra el alcalde ni tampoco entrarán a formar parte del equipo de Gobierno en el caso de que el propio regidor les ofrezca alguna de las delegaciones vacantes.

“No tenemos nada personal contra ninguno de los concejales del PSOE ni contra el alcalde, es solo una opinión política. Para nosotros los concejales no adscritos deben entregar su acta, por eso pedimos la dimisión del alcalde y, como es normal, no entraríamos en un Gobierno con un no adscrito, como lo es él”, afirmó la portavoz de la coalición.

En otro orden de cosas, Robles aseguró que la moción de censura que propone el PSOE contra Fernández es, además de “un brindis al sol”, una “argucia”. “Hemos recibido una carta para reunirnos con ellos, nosotros no nos negamos a hablar con nadie, pero no vamos a apoyar la moción de censura contra el alcalde”, aclaró la líder de Izquierda Unida, al mismo tiempo que puso de manifiesto lo que piensan desde un principio. “Se trata de un problema interno del PSOE y rechazamos en rotundo que lo trasladen a la Corporación Municipal”, apuntó Robles.

No obstante, y a pesar de pedir la dimisión de Juan Fernández como alcalde y anunciar que no apoyarán la moción orquestada por los socialistas, se pone a disposición de lo que necesiten. “En estos meses que faltan para las elecciones municipales, nos van a encontrar para hacer políticas de izquierdas en la ciudad”, indicó la portavoz municipal de la coalición. Asimismo, recordó como, cuando tuvieron un problema en el seno de Izquierda Unida —que se saldó con la expulsión de tres concejales, Juana Cruz, Sebastián Martínez y Felipe Padilla—, no fueron escuchados ni por los socialistas ni por el Partido Popular (PP). “Únicamente mantuvimos reuniones con Ciudadanos (Cs) y Ciudadanos Libres y Unidos (Cilus)”, dijo, a la vez que aclaró: “El PSOE y el PP ni siquiera respondieron a nuestra propuesta para reunirnos”, puntualizó.

En este sentido, Robles lamentó que cuando los problemas ocurren en otra formación, estos carezcan de importancia. “Qué pasa, ¿ahora que han ocurrido en el PSOE tenemos que atender a la reunión?”, se preguntó. Sin embargo, la respuesta es clara, Izquierda Unida no va a cerrar las puertas del diálogo a nadie. Eso sí, la postura está definida. Ni estarán del lado del alcalde ni apoyarán la moción para echarlo.

MAL PROCEDIMIENTO. Uno de los motivos por los que la coalición no dará su único voto favorable a la moción de censura planteada por el Partido Socialista son los errores de procedimiento. Así lo explicó el tesorero de Izquierda Unida, Mariano Rodríguez, que hizo hincapié en que este tipo de mociones no se presentan de la manera que lo hizo el PSOE. En esta misma línea, tanto él como Robles, aseguraron que lo primero que se debe hacer es contactar con las fuerzas de la oposición para conseguir los apoyos. Una vez se cuente con ellos, se debe registrar en el notario, que dará validez a las firmas de los concejales que la secunden. Entonces, y solo entonces, se registra en el Ayuntamiento, donde se convoca un pleno extraordinario para su aprobación. Así, creen que lo hicieron todo al revés.