Actualizado
miércoles, 22 mayo 2019
23:07
h
URGENTE

Ilusión para reconquistar las bases

Pablo Casado propone una política cercana y renovada para el Partido Popular

La ilusión es el motor que mueve la candidatura de Pablo Casado a la presidencia del Partido Popular. Con una sonrisa inquebrantable y entre aplausos, el vicesecretario general de Comunicación del PP hizo su entrada en el Ifeja, lugar escogido para la reunión que mantuvo con los afiliados jiennenses al grupo político, a la que asistieron, para presentar su apoyo al candidato, el alcalde de Jaén, Javier Márquez, y teniente alcalde, Reyes Chamorro, entre otros.

El orgullo por su partido y las ganas inexorables por regenerar y renovar la “sangre” de su grupo movieron el discurso de Casado, quien declaró: “Me siento orgulloso de pertenecer a un partido que tiene alcaldes como tú —le dijo a Javier Márquez—. Gente que aquí, en Jaén, tienen la capacidad de llamar a la gente por su nombre”. Según apuntó, Casado se decantará por una política “de cercanía, de contacto, de crítica, desvelo e ilusión”. Un objetivo con el que ya recorrió más de diez mil kilómetros y que le lleva a visitar cuatro provincias al día. Con su proyecto para el PP, el candidato desea “volver a notar el brillo en los ojos de la gente que quiere dar los mejor de sí mismos en la política”, ya que “la política tiene que ser ilusión, porque esto es lo que mueve la vida”, lo que hace que las personas confíe en elegirlos como “representantes de sus anhelos, de sus sueños”.

Pablo Casado se lamentó de que, en tan solo tres años, el PP pasara de contar con once millones de votos a ocho (cinco según las encuestas). “Si tuviéramos once millones de votos no nos abrían echado con una moción de censura de los perdedores. No nos habrían echado de la mitad de ayuntamientos y autonomías donde ganamos en 2015”, manifestó. Para combatir esta situación, el candidato se presenta con el objetivo de “enarbolar los principios de siempre” y reivindicar los valores que los “han hecho grandes”, para poner sobre la mesa las ideas que los convirtieron en “una fuerza ganadora imprescindible”. Junto a esto, propuso una renovación “donde se abran puertas y ventanas” a la sociedad. “Si queremos que vuelvan los que se fueron a otros partidos, tenemos que decirles que no hemos llegado aquí para no cambiar nada”, expuso, pues el candidato luchará por “reconquistar” a todos los que se alejaron del PP. De esta manera, Pablo Casado también defendió la idea de un partido nacional, que diga lo mismo en Jaén o La Coruña y que no comente lo que ocurre en España, sino que diga lo que tiene que ocurrir. “Que lidere la sociedad y, para eso, tiene que ser un partido nacional, no un reino de taifas”, explicó.

Entre sus compromisos, Casado apuntó que, pase lo que pase, estará siempre a las órdenes de la militancia y garantizó que se implicaría para saber si Jaén necesita apoyo. “Una tierra como esta, que tiene un mar verde como Jaén, un mar azul como la costa, que tiene gastronomía, turismo, industria, campo, montaña, emprendedores y buena gente, si tiene altas cifras de paro es porque ha tenido malos gobernantes. Me comprometo a que la Dirección Nacional esté volcada en Andalucía y en Jaén”, remarcó y, sobre esto, añadió: “Que os llamemos no para pedir, sino para preguntar qué necesitáis y que os hartéis de nosotros viniendo por aquí”.

Por su parte, Javier Márquez anunció su clara intención de votar a Pablo Casado para que se convierta en el próximo presidente del Partido Popular. “Apuesto por su candidatura porque, independientemente de que todos los candidatos son extraordinarios, pienso que los demás son como una sucesión, mientras que él representa una renovación”, apuntó. Asimismo, destacó que el cambio se tiene que liderar en la persona de Pablo Casado en “un cambio tranquilo, una regeneración y una renovación” donde se tengan claros cuáles son sus valores e ideas, pero adaptados a los nuevos tiempos y necesidades de la sociedad.