Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
12:53
h
URGENTE

Hacienda “resucita” a la mujer a la que dio por muerta en 2006

Dolores Martos logra el papel de la Agencia Tributaria que certifica que está viva
  • PERJUICIO. Dolores Martos, sentada en su andador y acompañada de su hija Laura, que muestra el papel entregado por la Delegación de la Agencia Tributaria que corrige el error y que certifica que su madre está viva.
    PERJUICIO. Dolores Martos, sentada en su andador y acompañada de su hija Laura, que muestra el papel entregado por la Delegación de la Agencia Tributaria que corrige el error y que certifica que su madre está viva.

Dolores Martos puede contar que ha nacido dos veces. Al menos, en los papeles. Y es que, hasta ayer, esta vecina de la capital de 81 años estaba muerta. Lo que ocurre es que ella no se había enterado. En los registros y bases de datos de algunas administraciones públicas, esta anciana figuraba como fallecida desde el 27 de junio del año 2006. Tras varios intentos por volver a la vida, al filo de las cuatro de la tarde, “resucitó”. Para ello, Dolores Martos tuvo que acudir personalmente a la Delegación Provincial de la Agencia Tributaria. Lo hizo acompañada de dos de sus diez hijos, Laura y Ana Belén Bonoso. “Se han portado muy bien con nosotros y nos han solucionado el problema de mi madre, que es lo que queríamos”, dice la mayor. Hasta ahora, la familia no había tenido tanta suerte. En las últimas dos semanas, había acudido hasta en siete ocasiones a distintos organismos oficiales para tratar de aclarar qué le había pasado a su madre: “En algunos sitios, nos habían tratado de tontos y de locos”, explica Laura. Ayer, y tras contar su historia en las páginas de Diario JAÉN, Hacienda les entregó un papel en el que se certifica que Dolores Martos está viva.

La surrealista situación quedó al descubierto a finales del año pasado, cuando los hijos de esta anciana de la capital solicitaron una subvención a la Junta de Andalucía para un tratamiento dental. La petición vino denegada porque, según les contó una funcionaria, Dolores estaba fallecida. Tras realizar algunas indagaciones, vieron que coincidían todos los datos: nombre, DNI y dirección. Comprobaron que el error provenía de las referencias que la Agencia Tributaria había enviado a la Delegación de Salud, una información en la que figuraba que la solicitante murió hace once años y medio. En los registros oficiales de la Junta, la mujer también aparecía como difunta, aunque con una fecha distinta: en concreto, el 4 de octubre de 2017. Hasta ahora, todos los intentos por solucionar “el desbarajuste” habían sido infructuosos. “Nos decían que eso que contábamos no podía ser, que era imposible”. Finalmente, Dolores Martos tuvo que acudir personalmente hasta la sede de la Agencia Tributaria para que los funcionarios constataran que está “vivita y coleando”. Se presentó con toda su documentación personal y una fe de vida expedida por el Registro Civil, donde no constaba su defunción. “Nos han dicho que el error no era suyo. Me quedo con que ya está todo arreglado”, relata Laura Bonoso, quien agradece el trato dispensado por los funcionarios de la Agencia Tributaria: “Aquí estoy, que sigo viva y que no pienso morirme, porque todavía tengo que dar mucha guerra”, asegura Dolores Martos, la gran protagonista de esta historia.