Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
12:11
h
URGENTE

Galardón nacional para los jóvenes estadísticos

Alumnos del IES Nuestra Señora de la Cabeza consiguen el primer premio nacional en un concurso de SEIO
  • TRIUNFO. Ana Julia Carabias, Hugo Cáceres, Alba Navarro y Sandra Calvente con coordinadoras regionales.
    TRIUNFO. Ana Julia Carabias, Hugo Cáceres, Alba Navarro y Sandra Calvente con coordinadoras regionales.

Un grupo de escolares de IES Nuestra Señora de la Cabeza de Andújar se hizo con el primer premio de la categoría primer y segundo ciclo de ESO en la quinta Fase Nacional del Concurso Tipo “Incubadora de Sondeos y Experimentos”, puesto en marcha por la Sociedad de Estadística e Investigación Operativa (SEIO). Este equipo, compuesto por Ana Julia Carabias Orti, Alba Navarro Mena, Hugo Cáceres Gómez y Sandra Calvente Arias, ganó esta distinción con su trabajo “¡Mamá, ha caído un trozo de pollo en mi plato de Saltamontes!”. Los jóvenes lograron pasar el V Certamen del Sur 2016 Incubadora de Sondeos y Experimentos, que corresponde a la fase regional y que tuvo lugar el pasado 18 de junio en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada. Con el primer premio de Andalucía en su haber, estos alumnos llegaron hasta la fase nacional, celebrada entre los los días 29 y 30 de junio y 1 de julio en la Universidad de Extremadura, en los que también resultaron ganadores. Los cuatro componentes estuvieron acompañados por María Jesús García-Ligero Ramírez y Patricia Román Román, profesoras del Departamento de Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de Granada y coordinadoras de la fase regional, además de Miguel Ángel Estepa López, autor del proyecto y profesor del instituto Nuestra Señora de la Cabeza de Andújar. El equipo andujareño ha competido con cientos de jóvenes provenientes de comunidades como Castilla-La Mancha, Castilla y León o Cataluña, entre otras.

Bajo el título “¡Mamá, ha caído un trozo de pollo en mi plato de Saltamontes!”, el proyecto ganador trataba de demostrar estadísticamente que la ingesta de insectos aporta al cuerpo humano todo lo necesario para poder vivir y, así, se podría erradicar el hambre en el mundo complementando la alimentación de las personas con insectos. Los jóvenes estuvieron trabajando en el proyecto desde noviembre hasta finales de mayo y la idea surgió a través de una noticia televisiva con la misma temática. La Fase Nacional consistió en una jornada de encuentro entre todos los grupos, en la que los trabajos seleccionados fueron presentados en público. Cada equipo tuvo un tiempo de exposición de quince minutos. Al concluir la exposición, los autores debatían con el jurado sobre cualquier cuestión relativa al trabajo que estos les pudieran plantear.