Actualizado
lunes, 27 mayo 2019
14:02
h
URGENTE

Galardón a la gestión de los residuos de la construcción

La Diputación de Jaén recibe el Premio Escoba de Oro otorgado por “Ategrus”
  • RECONOCIMIENTO. Bartolomé Cruz y Pilar Parra recogen el premio “Escoba de Oro”, concedido por Ategrus.
    RECONOCIMIENTO. Bartolomé Cruz y Pilar Parra recogen el premio “Escoba de Oro”, concedido por Ategrus.

Toda buena práctica tiene su recompensa y es por eso que la Diputación Provincial de Jaén recibió un espaldarazo, en forma de premio, por parte de la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Ategrus). Esta entidad concedió a la Administración jiennense su galardón “Escoba de Oro” para reconocer, así, el Plan Director de Gestión de Residuos Inertes del “mar de olivos”. El premio fue recogido, en el Auditorium Sur del Parque Ferial Juan Carlos I de Madrid, por la vicepresidenta primera, Pilar Parra.

“Ategrus”, que se dedica, entre otras cuestiones, a la defensa del medio ambiente en España, alabó esta “completa” iniciativa de la Diputación en materia de gestión de residuos procedentes de la construcción, la cual tiene por objeto conseguir la minimización y puesta en valor de esos deshechos, planificando su correcto tratamiento para poder evitar perjuicios en los sistemas ambientales, los recursos naturales y el paisaje.

Así lo destacó en su fallo el jurado que otorga este galardón, por el que Parra, que estuvo acompañada en el acto por el diputado de Servicios Municipales, Bartolomé Cruz, mostró la “satisfacción” de la Diputación. “Esto es fruto de un trabajo que está conllevando mejoras del medio ambiente, sobre todo en una provincia como la nuestra cuyas señas de identidad son, básicamente, el aceite de oliva virgen extra, en el que hay que velar por su calidad y la forma de elaborarlo, y por supuesto nuestros cuatro parques naturales”, dijo la dirigente municipal.

Esta riqueza natural que atesora la provincia jiennense “impulsado a trabajar siempre en defensa del medio ambiente”, destacó Pilar Parra, quien además considera que esta actuación “demuestra la vocación municipalista” del Gobierno provincial porque responde a las necesidades de los municipios que tenían que gestionar los residuos inertes, de obras, construcción y demolición.

“La falta de gestión de estos residuos producía la aparición de vertederos incontrolados que generaban, a su vez, sanciones que iban directamente al alcalde o la alcaldesa de turno”, agregó Parra. En este contexto se puso en marcha el Plan Director de Gestión de Residuos Inertes, un plan integral al que ya se han dedicado unos 10 millones de euros, entre fondos propios y europeos, y que una vez esté terminado supondrá una inversión de 13 millones de euros para la construcción de plantas de tratamiento y puntos de acopio.