Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
09:48
h
URGENTE

Fe y cariño a Santa Quiteria

El paraje de La Carreña se llena de vecinos con motivo de esta popular celebración

Jornada especial la que vivieron decenas de vecinos del municipio de Santiago-Pontones con motivo de la celebración de la jornada grande de Santa Quiteria. Numerosas personas residentes tanto en Santiago de la Espada como en otros núcleos poblacionales de la comarca no quisieron perder la oportunidad de disfrutar de esta fiesta en honor de una sagrada imagen a la que se le brindan grandes muestras de cariño, amor, fe y devoción popular.

Y es que, cada 22 de mayo, se tiene por costumbre, en el pueblo, salir al campo para pasar un rato agradable entre familiares y amigos, haciéndolo, además, en torno a una buena mesa llena de exquisitos alimentos y productos típicos, como el hornazo. Esto mismo ocurrió este año de nuevo. Gracias a la intensa labor de la asociación parroquial de Amigos de Santa Quiteria, Santiago de la Espada participó en otra edición de la romería en honor de la santa.

Se trata de un acontecimiento de un lustro de trayectoria, pero que va calando entre la población local. Por ello, se organiza un traslado procesional desde el casco urbano hasta el paraje de La Carreña. A eso de las nueve de la mañana, el cortejo arrancó en la iglesia de Santiago Apóstol para dirigirse al mencionado espacio natural, a escasos kilómetros. En esa comitiva participaron numerosos vecinos para arropar a Santa Quiteria, cuya templete fue llevado en un carro tirado por dos bueyes.

Sin duda, un aspecto realmente llamativo que supuso un gran atractivo para el público. Los animales, propiedad de Juan Carlos Nova —presidente de la Asociación Parroquial de Santa Quiteria—, fueron domados por el mayoral Salvador Martínez Muñoz, la persona encargada de domarlos desde que empezó a trabajar con ellos hace unos cuatro años. Con paso firme, la carreta que llevó a la imagen recorrió varias calles de Santiago de la Espada y fue custodiada por devotos y caballistas.

El punto de destino fue “La Carreña”, una explanada en la que se celebró la misa de campaña. En la eucaristía participaron componentes de los coros parroquiales para ofrecer sus cantos litúrgicos. Tras la ceremonia, los vecinos asistieron a una convivencia donde degustaron ricos embutidos y refrigerios. El sol primaveral brilló con gran esplendor en lo más alto del cielo serrano durante buena parte de la mañana y propició que se respirase un buen ambiente digno de ser disfrutado por los presentes.

“Sentimos una gran ilusión por celebrar de nuevo este día. Es por eso que tenemos un proyecto importante para construir, en el paraje, una ermita en honor de Santa Quiteria. Además, con el objetivo de que la gente participe más en la celebración, queremos ampliar la programación para que pille en fin de semana”, señaló el presidente del grupo parroquial, Juan Carlos Nova. Por su parte, el tesorero, Ramón López, apuntó que esta festividad pretende “recuperar las raíces y los orígenes del pueblo”, puesto que en La Carreña había una era donde trabajaron, en sus cultivos, muchos antepasados de los actuales vecinos del municipio.

Esta “joven” romería se desarrolló de la mejor forma posible. Así, tras degustar la deliciosa paella elaborada por “El Ponce” y pasar la tarde entre risas y tertulias, los vecinos y devotos de Santa Quiteria emprendieron el camino de regreso hacia el casco urbano. Los peregrinos brindaron así su profundo cariño a la imagen, una talla que fue adquirida en Madrid, recientemente, para rendirle culto en el pueblo. Y es que la agrupación parroquial creada para ello surgió por el empuje de varios vecinos, de tal manera que ya tiene 60 hermanos.