Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

Empate salvador para seguir en la zona de play off

El Real Jaén es rescatado por un gol de Montes
y es cuarto igualado a puntos con dos equipos más

Desahogados ya de la tensión dramática en la que había caído su equipo, los seguidores del Real Jaén, al término del partido ante el Almería B, pudieron coger empuje y lanzar al viento un “¡menos mal!” muy sentido. Algo así fue el lamento efervescente de cierta satisfacción cuando el árbitro, un juez, por cierto, que permitió demasiadas marrullerías, señaló el final. ¡Menos mal! Bien es verdad que en los últimos minutos las ondas vibratorias, que diría el exaltado de turno, alcanzaron un nivel de padre y muy señor mío y que cada seguidor soñó con el éxito, del mismo modo que el día del Villacarrillo, pero a fin de cuentas, recordando una vez más la poesía cervantina, al final, se fueron, y no hubo nada. Nada no, que el gol de Migue Montes permite al club blanco mantenerse en el play off.

En una anécdota que circula por ahí, sobre uno de los debates que se dieron en el Congreso durante la República, cuando por lo general la gente se animaba a improvisar más que a leer un texto previamente preparado, se narra esta simpática historia. Un diputado, con objeto de descalificar a un contrario, le lanzó la siguiente advertencia: “¿Qué se puede esperar de una persona que usa calzoncillos de seda?”. No se derrumbó el interpelado sino que muy firme contestó: “No pensaba que su señora era tan indiscreta”. Una referencia de este jaez mascullaba un aficionado jiennense, viendo cómo, desde el primer minuto de juego y tras los iniciales saludos futbolísticos de ver cómo se empieza, el Real Jaén se movía en un tono tosco, con temor en lo ofensivo y una cierta desconfianza en sí mismo, mientras el Almería mostraba intimidades de buen juego y calidad, virtudes que solo alcanzaron el travesaño para fortuna blanca y desahogo ya referido. ¡Menos mal! que rezogó más de uno en ese momento.

No cambió mucho el panorama en el segundo tiempo, incluso crecieron los temores de los de casa cuando la blandura de un tiro a puerta visitante pudo ser salvado en la línea de juego de su portería. Esta jugada, como en un destape de nervios, aumentó la angustia resbaladiza que se venía viviendo en las filas locales y que culminó con el gol que a la salida de un córner consiguieron los visitantes. Mal panorama, diría cualquier entusiasta de los pronósticos y de prever el futuro.

Pero ¡lo que son las cosas! Poco a poco el Real Jaén comenzó a crecer, se fue adueñando del terreno y del juego, y, aunque no consiguió, a pesar de esforzados intentos, alcanzar la espalda de la defensa, cogió el mango de la sartén y hasta tuvo alguna oportunidad, bien que ligera, de ganar el partido. Tras el gol de Migue Montes, una vez más un bálsamo sanchista de Fierabrás, los blancos tuvieron a su alcance producir un relato de fuerza y coraje que quizá, abrumados por un plus de calidad del contrario, les había faltado hasta el momento.

Fortaleza versus calidad y calidad versus fortaleza podrían ser el panorama que resumiera la dialéctica futbolística del partido entre el filial almeriense y el Real Jaén, un equipo que ya había ganado a los rojillos en su casa pero que en este turno temió demasiado, tal vez en exceso. Y que tardó, quizá más de lo razonable, en creer y admitir que no siempre vence el saber sino, en muchos casos, el poder. Faltó descubrir los secretos de alcoba que constituyen, se ha dicho ya, su fortaleza. .

Fortaleza, decía un poeta, Pero López de Ayala, es “ser un hombre apercibido y con todo avisado. / Es una grande virtud y buena, de que es más loado”. Habilidad que, administrada con inteligencia, puede ofrecer más gloria de la que se aprovechó el equipo blanco. En ocasiones tensar la cuerda más de la cuenta puede no ser muy útil.

Higinio y Ramón, bajas por sanción

Higinio Vilches y Ramón Ruiz causarán baja en el Real Jaén para el partido en el campo del San Pedro de Alcántara, después de ser amonestados por el colegiado malagueño José María Aranda Delgado. Ambos serán sancionados por tarjetas amarillas. Andrés García Tébar, por el contrario, recuperará a Ezequiel.

Torralbo y Mario Martos, las novedades

Torralbo, que apenas había entrado en los planes del cuadro técnico, y Mario Martos, recuperado ya de una lesión, fueron las dos novedades que presentó Andrés García Tébar para el partido contra el filial almeriense. Ambos ocuparon los puestos de Ezequiel y Pico, que salió en el segundo tiempo.