Actualizado
martes, 21 mayo 2019
04:47
h
URGENTE

El reciclaje del papel crece un 6% con respecto al año pasado

Aprompsi espera cerrar el año con más de 1.800.000 kilos de material recogidos
  • RESIDUOS. Un hombre tira un embalaje de cartón en un contenedor azul del punto limpio.
    RESIDUOS. Un hombre tira un embalaje de cartón en un contenedor azul del punto limpio.

Tu papel es importante”, reza en cada uno de los contenedores azules que se reparten por la capital, recordando, así, la necesidad de que los jiennenses se impliquen con el reciclaje. Por suerte, este mensaje parece haber calado este año en la ciudadanía. El Centro de Recogida de Papel de la Asociación Provincial Pro Minusválidos Psíquicos de Jaén (Aprompsi), se encarga de este servicio en la capital.

De hecho, Jesús Quesada, encargado de la planta de reciclaje, indica que, una vez cerrado 2018, el aumento de kilos de papel recogido estará entorno al 6%, lo que se traduce en un total de 1.800.000 aproximadamente. Una cifra muy positiva para la capital, pues, según apunta, con la llegada de la crisis económica registraron un enorme descenso en el reciclaje de papel. Entre las causas, Quesada señala el menor consumo de periódicos, revistas, libros o productos en general que llevasen embalaje. Una “cuesta abajo” que no llegó a su fin hasta 2016. El año pasado tampoco pasó como uno de los mejores, pues tan solo se obtuvo un 1% de diferencia. Sin embargo, 2018 se presenta con una cara más amable respecto al reciclaje de papel y Quesada cree que se debe a una mayor mentalización por parte de los jiennenses. Sobre aquellos que se han unido a esta práctica tan beneficiosa para el medio ambiente, el encargado de la planta comenta que son los jóvenes y los mayores quienes más reciclan. “A los ciudadanos de edad media parece que les cuesta más. Pero la gente joven está muy concienciada con el tema del ecologismo y los residuos. La mayor, por su parte, es la que se encarga en las casas de separar los residuos y, además, son los que mejor reciclan”, matiza. Aunque esta mentalización no evita que, muchas veces, se sigan cometiendo errores “de principiante”, como llevar una bolsa de plástico con los residuos de papel y tirarla en el contenedor azul o insistir en echar el tetrabrick en el mismo, cuando, realmente, va en el amarillo.

Desde el centro de recogida de papel se trabaja, a diario, en este servicio. Así, de lunes a sábado se encargan de vaciar los contenedores, cuya carga criban tras llegar a la planta. Las 17 personas que trabajan en ella (de las cuales, 14 son trabajadores con discapacidad) se dedican a quitar todos los impropios, “que pueden ser cualquier objeto que se pueda imaginar, cosas increíbles”. Y, tras esto, se manda a la “papelera”, la empresa que trata el papel y el cartón para su posterior reutilización. Sobre esto, Jesús Quesada destaca que el papel que envían se caracteriza por ser de “alta calidad”. Además, el residuo que genera el traslado de dicho papel es muy corto, ya que trabajan con la empresa Smurfit Kappa Mengíbar. “No es lo mismo que llevarlo a China (que es el mercado que más compra). La contaminación del camión de transporte se reduce muchísimo”, explica.

Como conclusión sobre el rendimiento de este año, Jesús Quesada apunta que están “contentos. Sin tirar cohetes, pero contentos”. Y expresa que, si el año pasado llegaron a los 1.750.000 kilos, este año harán muchos más. Eso sí, manifiesta que “se podría hacer más”.

Más implicación y más facilidades en los barrios
idcon=13635071;order=9

La implicación del ciudadano está muy presente en los datos de este año. Sin embargo, podrían mejorarse. Jesús Quesada, encargado de planta del Centro de Recogida de Papel de Aprompsi, expone la necesidad de poner mejores medios y accesos más fáciles a los jiennenses para que puedan reciclar con más asiduidad. El principal problema con el que se encuentran es la geografía urbana de la capital. Al no haber contenedores en barrios como San Ildefonso o La Magdalena, le pone difícil al ciudadano que recicle, pues tiene que ir con la bolsa de papel o de embalajes a un sitio bastante lejano. “Desde Aprompsi, propusimos varias veces que se pongan puntos móviles de reciclado en los barrios del centro. Serían como puntos limpios, donde se establece un día de recogida con contenedores móviles. Pero todavía no ha salido adelante”, comenta Quesada, quien también apunta que hay otros barrios donde hay hasta tres contenedores en tan solo 150 metros. Por ello, propone una redistribución de los mismos, lo que facilitaría el reciclaje y la concienciación de los jiennenses en esta tarea.