Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
21:49
h
URGENTE

La lluvia, tan ansiada por los agricultores para aliviar a los campos jiennenses tras unos meses marcados por la sequía, sirvió de marco a la llegada del Rey de España, Felipe VI, para inaugurar el Museo Íbero de Jaén. Centenares de personas, a los que ni las precipitaciones ni el viento mermaba el ánimo, con paraguas, móviles en mano y banderas de España, esperaban agolpadas en las inmediaciones. Aplausos y gritos de “Viva el Rey” recibieron a Su Majestad nada más bajar del coche oficial. Incluso, antes de acceder a las instalaciones acompañado por el resto de autoridades participantes en la cita saludó a algunos de los presentes y se hizo las primeras fotografías. Muchos, incluso, aguardaron las casi dos horas que se prolongó su estancia en el interior de las instalaciones para verlo de nuevo. Ya, incluso, acompañados de sus niños que habían terminado las clases. “¡Mira qué alto y qué guapo es!”, le decía una madre a su pequeño mientras intentaba buscar un hueco para saludarle.

Era un acto muy esperado por los jiennenses por varios motivos. Sin duda, el primero de ellos era que la visita de Su Majestad a la provincia era la primera que lo hacía ya en calidad de jefe del Estado. La última vez que Don Felipe estuvo en la provincia en un acto oficial fue el 28 de abril de 2008, cuando, acompañado de su esposa, Doña Leticia, presidió la jura de bandera de la 113B Promoción de la Academia de la Guardia Civil, en la ciudad Patrimonio de la Humanidad de Baeza. En aquella ocasión, la pareja real lo hizo en su condición de Príncipes de Asturias, ya que no fue hasta el 19 de junio de 2014, tras hacerse efectiva la abdicación de su padre, Juan Carlos I, cuando asumió su actual responsabilidad. Ese mismo año, en concreto el 11 de enero —también marcado por el fuerte viento y la intensa lluvia—, los aún herederos de la Corona Española participaron en la inauguración del Teatro Infanta Leonor.

Por su parte, la primera vez que Don Felipe de Borbón estuvo en Jaén fue en 1989, cuando en diciembre de ese año estuvo entre los invitados a la boda entre Ana Cristal Pérez y Miguel Barroso, un compañero de promoción del Rey en la Academia General del Aire de Murcia, que contrajo matrimonio en la céntrica basílica de San Ildefonso. Ya en 2002 se reunió con la Corporación de Andújar y con representantes del sector olivarero de la zona —regresó a la ciudad en 2006 para participar en la inauguración del Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio; estuvo en la SAFA y en el Ayuntamiento de Úbeda, tras lo que recorrió las calles de la ciudad patrimonial, y visitó en Jaén la exposición “De la linotipia al ordenador”, organizada con motivo del sesenta aniversario de Diario JAÉN y el Palacio Municipal.

Otro de los motivos de la expectación era el motivo de la visita: la inauguración de unas instalaciones reclamadas por la propia sociedad desde hace más de dos décadas, que aspiran a convertirse en un referente de la cultura y un revulsivo para la provincia.

A su salida del Museo Íbero la afluencia de gente que le esperaba era similar. Eso sí, ahí las precipitaciones ya habían dado una tregua. Y la estampa se repitió: los aplausos, los saludos a las personas que se encontraban en las inmediaciones, la toma de fotografías y, sobre todo, de selfies. Incluso, no faltaron los que, “ni cortos ni perezosos”, le pidieron algún autógrafo para guardarlo como recuerdo de la histórica jornada.

También fueron diferentes los colectivos que aprovecharon la visita de Felipe VI para hacerle llegar sus reivindicaciones. Ese fue el caso de “Jaén Merece Más”, que estuvo presente en las inmediaciones del museo con una pancarta. Eso sí, con una actitud respetuosa, diversos miembros de colectivos que integran la plataforma ciudadana pudieron entregar en mano al Rey el mismo dossier, con 58 propuestas incumplidas por las administraciones con Jaén, que ya fue explicado a los representantes de los grupos parlamentarios andaluces en noviembre, durante la reunión de la Catedral de Jaén. “El Rey lo ha cogido y ha manifestado que lo leerá y estudiará”, explicaron desde el colectivo. El mismo documento se lo entregaron a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, acompañado de un breve análisis de la situación socioeconómica de Jaén: “El fin es el de hacer ver a las distintas administraciones públicas que han de apostar por Jaén con inversiones, infraestructuras y, en general, una mejor gestión hacia esta capital y su provincia, de manera que se la saque del olvido histórico al que la tienen sometida las distintas administraciones”.

Integrantes de Jaén en Común también estuvieron presentes durante la jornada e hicieron llegar al Rey otro escrito: “Nos gustaría que su visita de hoy significase la apertura de un nuevo tiempo en el que Jaén se convierta en una prioridad para todas las administraciones del Estado, ya que se lo deben a esta ciudad”, rezaba el documento. En él, recordaron que el retraso en la ejecución del Museo, más que una excepción, es la norma que han seguido otras muchas infraestructuras e inversiones de todo tipo imprescindibles para el progreso y el desarrollo de la ciudad de Jaén, “aún sin perspectivas de iniciarse o concluirse”.

Pasadas las dos de la tarde, Felipe VI, tras recibir el calor de los jiennenses, subió al coche oficial para seguir con sus obligaciones.