Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
21:49
h
URGENTE

El Campamento Urbano de Cáritas cosecha gran éxito

Setenta niños linarenses participaron en un programa lleno de diversión
  • BUEN TRABAJO. La parroquia de Santa Bárbara, en Linares, fue el epicentro de las actividades desarrolladas en el marco del Campamento Urbano.
    BUEN TRABAJO. La parroquia de Santa Bárbara, en Linares, fue el epicentro de las actividades desarrolladas en el marco del Campamento Urbano.

El Campamento Urbano de Cáritas Linares celebra su clausura con un balance muy positivo. Setenta niños de familias atendidas o acompañadas por Cáritas participaron, entre el 1 y el 8 de julio, en la séptima edición de los campamentos. Según subraya la coordinadora de Cáritas, María del Carmen Fernández consiste en una actividad que “volvió a convertirse en todo un éxito”, por lo que realiza un balance “positivo”.

Niños de entre 5 y 12 años, principalmente de familias de las parroquias de San Sebastián, Santa Bárbara, San José y San Juan de Ávila, disfrutaron de las actividades lúdicas programadas, que contaron con dos fases. La primera de ellas se celebró en Linares, con la parroquia de Santa Bárbara como epicentro. Talleres de manualidades, baño en la piscina, cine y fiesta de la espuma son solo algunas de las actividades de las que disfrutaron. La segunda fase del Campamento Urbano se celebró en la Granja Escuela “El Molinillo”, en Navas de San Juan, donde disfrutaron de unos días de diversión y aprendizaje a través de las actividades programadas.

En el campamento participaron como voluntarios 54 jóvenes. De ellos, 44 procedían de la parroquia de Santa María Madre de Dios, de Tres Cantos, en Madrid; y los 10 restantes de Linares. La parroquia madrileña —cuya expedición estuvo presidida por el sacerdote José María Aparicio— participa todos los años en la iniciativa como oportunidad para que sus jóvenes tomen contacto con realidades sociales de personas en riesgo de exclusión y de colectivos más vulnerables. De igual manera, durante los días que se prolongó el campamento, también realizaron voluntariado en el comedor de Cáritas, el ropero, la Asociación Integradora de Personas con Discapacidad Intelectual y el Asilo de San Roque, entre otros destinos. Además de participar como voluntarios en el Campamento Urbano, colaboran económicamente para cubrir los gastos de la atención de los 70 menores linarenses durante los días en que se desarrolla. En esta línea, Fernández hace hincapié en que la experiencia es ”muy enriquecedora”, tanto para los niños destinatarios como para los jóvenes voluntarios participantes, entre los que se forjan fuertes lazos durante los días del campamento. Desde Cáritas Interparroquial de Linares se agradece, además, la colaboración del Ayuntamiento de Navas de San Juan, así como de la Hermandad de la Resurrección de Linares y la empresa Graizur.