Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
13:57
h
URGENTE

EE UU denuncia la “bárbara” intervención de Rusia en Siria

La embajadora Samantha Power acusa a Moscú del ataque militar en Alepo
  • DECLARA. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, en la sede de las Naciones Unidas.
    DECLARA. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, en la sede de las Naciones Unidas.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, calificó las acciones de Rusia en Siria como “bárbaras” y rechazó que se presentaran bajo el amparo del antiterrorismo.

“No puede haber paz en Siria si Rusia sigue decidida a seguir combatiendo en esta guerra”, apuntó Power. “En lugar de buscar la paz, Rusia y el presidente sirio, Bashar Al Assad hacen la guerra”, apostilló en referencia a la “ofensiva total terrestre y aérea” contra la ciudad de Alepo.

La diplomática estadounidense señaló a Moscú por haber atacado “no una ni dos, sino tres de las cuatro bases de los ‘cascos blancos’ en el este de Alepo”. Los ‘cascos blancos’ son los miembros de la organización Defensa Civil de Siria, una agrupación de voluntarios con fines humanitarios activa en las zonas de Siria bajo control de la oposición.

violencia. Mientras, el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, argumentó que es prácticamente imposible restablecer la paz en Siria. “Operan centenares de grupos armados. Todo el que quiere está bombardeando su territorio. La vuelta de Siria a la paz es una tarea casi imposible”, afirmó Churkin en una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU convocada a iniciativa del Reino Unido, Francia y Estados Unidos ante la escalada de la violencia en Siria.

El 12 de septiembre entró en vigor un alto el fuego para Siria pactado por Estados Unidos y Rusia, pero el Ejército sirio la declaró terminada al cabo de una semana tras denunciar las infracciones por parte de los insurgentes. Poco después las tropas gubernamentales anunciaron el inicio de una operación militar en los barrios del este de Alepo.

Precisamente, este domingo el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, expresó ante el Consejo de Seguridad que está convencido de que la situación en la ciudad puede mejorar y anunció que no tiene intención de dimitir de su puesto.

Además, De Mistura estimó en más de 200 los muertos que habría provocado la ofensiva del Ejército en Alepo, incluidas decenas de mujeres y niños, aunque advirtió de que no hay forma de verificar estas cifras.