Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
10:18
h
URGENTE

La Policía Nacional ha detenido a un hombre y una mujer que, presuntamente se dedicaban a la venta de sustancias estupefacientes, desmantelando un punto negro de venta de hachís y marihuana en Jaén. Para el desarrollo de su acción delictiva, supuestamente utilizaban dos domicilios cercanos a un centro educativo, no dudando en “vender” droga a los escolares en las horas de su recreo. Las vigilancias policiales habían detectado un incremento de su acción delictiva, aprovechando las próximas fechas navideñas a raíz de las comidas y cenas de empresa que tradicionalmente se producen en estas fechas.

La Operación Flash se activó ante diferentes informaciones recibidas anónimamente junto a la investigación raíz de los agentes que tuvieron conocimiento de cómo una pareja se podría estar dedicando a la venta de sustancias estupefacientes, concretamente hachís y marihuana, utilizando para sus hechos ilícitos el abrigo de dos domicilios cercanos a un centro escolar de una zona de Jaén.

Utilizaban tres “modus operandi” para dificultar la acción policial

Identificados y sometidos a vigilancia, los investigados presuntamente habían elaborado tres formas y maneras para distribuir la droga. A veces los compradores contactaban con el varón mediante llamada telefónica, se citaban en un lugar de la ciudad hasta donde se desplazaba en moto uno de los arrestados que, previo pago, entregaba el encargo. En otras ocasiones, sin abandonar el reparto de cita, utilizaba su moto para entregar la sustancia estupefaciente directamente a domicilio, estableciendo una ruta planificada para las diferentes entregas domiciliarias. Por último, eran los toxicómanos los que acudían a uno de los domicilios registrados para comprar in sito la droga. Con el fin de realizar la venta de manera rápida, los detenidos ya tenían preparada y dosificada la sustancia estupefaciente solicitada que realizaban en uno de los domicilios.

Ofrecían droga a escolares en las horas de recreo

Su intensa actividad delincuencial y aprovechando la cercanía de un centro educativo a los domicilios registrados, los arrestados supuestamente ofertaban droga a escolares que se encontraban disfrutando de su hora de recreo.

Los investigadores detectaron un aumento de actividad a raíz de las comidas y cenas que tradicionalmente se producen ante las próximas fechas navideñas.

Una vez detenidos, se procedió al registro domiciliario de ambas viviendas, donde se intervino más de un kilogramo de hachís, 347 gramos de marihuana, una balanza de precisión junto con diverso material para el corte de la droga intervenida, 835 euros en efectivo y, llamando la atención de los investigadores, 980 euros en billetes de 20 euros falsos que, presuntamente, “colaban” a sus clientes.