Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
23:33
h
URGENTE

Destrozos por la granizada en la zona de Fuente Álamo

Quejas de los propietarios tras el desbordamiento del arroyo Guadalcotón
  • DAÑOS. Aceitunas tiradas por la granizada del sábado.
    DAÑOS. Aceitunas tiradas por la granizada del sábado.

Un panorama desolador. Pasadas las horas comienzan a aflorar las catastróficas consecuencias de la tormenta del sábado en el entorno de la aldea de Fuente Álamo. Los destrozos afectan a parcelas de olivar y a caminos rurales. El pedáneo, Manuel Jiménez, indican que en algunos puntos se recogieron más de sesenta litros por metro cuadrado. El área más perjudicada se encuentra en los alrededores de El Salado, El Coscojal y La Cornicabra. “Ha sido un desastre. Algunos olivos tienen más de cincuenta kilos de aceituna tirados por el suelo y la riada movió piedras de hasta trescientos kilos y patillas completas de olivos”, dice. De manera muy localizada hubo intensas granizadas en otras áreas del término municipal. Al fruto derribado por el pedrisco hay que sumar el que ha quedado arriba, aunque dañado por las bolas de hielo, que resultó inutilizado para su posterior recolección.

Después de que escampara, personal del Ayuntamiento de Alcalá, trabajó en la limpieza de las carreteras y hoy está previsto que comiencen las intervenciones en los caminos y algunas calles fuentealameñas. Las precipitaciones fuertes, aunque principalmente de agua, se cebaron además con carriles de otras aldeas alcalaínas, como por ejemplo La Rábita, Las Caserías, Las Grajeras, Peñas de Majalcorón y La Hortichuela. En la zona más meridional y oriental del término, en general no cayó excesiva lluvia. En el casco urbano de Alcalá y su contorno las cantidades rondaron los veinticinco litros por metro cuadrado.

La repentina tormenta sorprendió a vecinos en el entorno del arroyo del Guadalcotón, que quedaron aislados temporalmente. La riada, como ya ocurrió el pasado mes de marzo y luego en mayo, originó un desbordamiento y destrozó literalmente en puente que salva el cauce. Propietarios de la zona critican la tardanza por parte del Ayuntamiento en la ejecución de una obra de arreglo de la estructura que salva el Guadalcotón, una intervención que reivindican desde hace tiempo. Meses atrás, el alcalde destacó que se había consignado dinero municipal para la obra pero que se estaba a expensas del visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Los parcelistas del entorno alertan del peligro por el notable deterioro del puente.