Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
21:24
h
URGENTE

Asco en el barrio del Bulevar por una plaga de cucarachas

Miles de insectos salieron de una alcantarilla en el Paseo de España

Como en las normalmente malas, pero efectistas películas de serie B, en las que abejas, hormigas sedientas de sangre y hasta tiburones voladores la toman con los tranquilos habitantes de una población cualquiera, el jueves por la tarde, hubo una invasión de cucarachas voladoras en el Paseo de España, en el concurrido barrio de Expansión Norte, a metros del parque Andrés de Vandelvira que, como es habitual, estaba lleno de gente. No fue un ataque de bichos contra humanos, como en los filmes, faltaría más, pero lo que ocurrió fue lo suficientemente impactante para dar muchísimo asco y, a los más aprensivos, también algo de miedo. Sobre las siete de la tarde, miles de cucarachas americanas, que, además de nauseabundas son rojas y vuelan, comenzaron a salir de una de las tragonas de la calle, a la altura del número 35, a las puertas, como quien dice, de una farmacia, un gastrobar y una hamburguesería, amén de la entrada de decenas de viviendas. El boticario explica que no llegaron a cerrar, aunque hay testigos que aseguraron que los locales tuvieron que echar las persianas por el “ataque de los bichos”, pero sí reconoce que hay una plaga de estos insectos. “Menos mal que ya están fumigando”, aseguró. “Subían por las paredes y mucha gente tuvo que cerrar las ventanas para que no se metieran en las casas”, narra otro ciudadano, que deja claro que lo vio todo con sus propios ojos. “Una barbaridad, una vergüenza”, resume otro.

Lo ocurrido motivó la llegada de una patrulla de la Policía Local, para dar fe del suceso y trasladar la información a los servicios municipales competentes. También recibió una llamada el Gobierno local por parte de la propia asociación de Expansión Norte, uno de los principales y más activos colectivos vecinales de la ciudad, que preside Manuel López Fernández. “Avisamos al Ayuntamiento ayer por la tarde, después de recibir quejas de vecinos”, explica el representante ciudadano que aclara, tajante: “Es un hecho aislado. Se dio en la acera del Paseo de España ascendente (hacia la Plaza Jaén por la Paz). Si recibimos más quejas, las trasladaremos inmediatamente”. Aunque insólito, hasta ahora, en esta parte de la ciudad, lo cierto es que la preocupación por la presencia descontrolada de insectos y alimañas, vinculada en gran parte a la existencia de solares abandonados que son focos de suciedad, no es algo puntual en la capital.

El problema ya es motivo de ruegos y preguntas al Gobierno local en las sesiones plenarias. La concejal de Sanidad, Yolanda Pedrosa, en la sesión del pasado 27 de junio, y a preguntas del PSOE sobre otro foco en La Alcantarilla, contestó que, cada tres meses, la Administración local programa tratamientos de desinsectación y se marcan las tragonas para que quede claro en las zonas en las que se interviene. No obstante, reconoció el problema de controlar a estas plagas ya que la periplaneta americana, que ese es el nombre de la cucaracha que le dio el rato a los vecinos del Bulevar, tiene la capacidad de volar, lo que la convierte en una de las más eficaces para proliferar en entornos urbanos.

Pulgas, ratas y bichos en general que son ya “conocidos por toda la ciudad”
idcon=13416964;order=9

La Asociación de Vecinos

Passo denunció, recientemente, la existencia de “pulgas” en los jardines del barrio del Polígono del Valle y criticó al Ayuntamiento por no haberlos fumigado a pesar de los numerosos y reiterativos requerimientos para ello. El colectivo situó el problema en una zona verde que está ubicada a la espalda del Centro Social Antonio Liébanas Perabá, situado en el final del paseo Virgen del Rocío, una de las principales zonas de expansión para los vecinos del barrio. En La Alcantarilla también se quejaron de la existencia de cucarachas y, en otras parte de la capital, como el barrio de La Magdalena, vecinos alertaron de un solar que, a consecuencia del crecimiento de una vegetación descontrolada, es una auténtica “selva” en la que viven todo tipo de alimañas. En la propia manzana central, comerciantes de algunas de las tiendas más exclusivas de la ciudad llamaron la atención por la proliferación de cucarachas americanas y ratas a escasa distancia de los locales y en la zona donde hay un mayor movimiento económico, turístico y de ocio. El Ayuntamiento sostiene que pone todos los medios a su alcance para tratar de impedir que se den este tipo de situaciones dentro y fuera del casco urbano.