Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
12:13
h
URGENTE

A prisión dos de los jóvenes que agredieron a los policías

Los agentes dieron con tres jóvenes y dos se entregaron de forma voluntaria
  • A DECLARAR. Un agente de Policía Nacional conduce a uno de los cuatro detenidos al Juzgado número 5 de Linares.
    A DECLARAR. Un agente de Policía Nacional conduce a uno de los cuatro detenidos al Juzgado número 5 de Linares.

El juez envía a prisión a dos de los jóvenes que participaron en la paliza a los agentes de policía tras tomarle declaración en el Juzgado de Instrucción número 5 de Linares. Por su parte, y a petición de la Fiscalía, se decretó el destierro preventivo para los otros tres. La Policía detuvo en el lugar de los hechos a uno de los presuntos autores y, a lo largo de estos días, arrestó a los otros cuatro participantes.

Los investigadores dieron con dos de ellos, mientras que otros dos se entregaron a la autoridad voluntariamente. Así, ya son cinco los arrestados por formar parte de la paliza a los agentes, que se personaron en un local ante el aviso de que un grupo de jóvenes estaba vendiendo estupefacientes que, concretamente, según afirman fuentes de la Policía, era MDMA.

Los detenidos pasaron por las dependencias judiciales, donde les tomaron declaración. Mientras tanto, los investigadores de la Policía confirman que encontraron al otro implicado, que ya estaba totalmente identificado, según las fuentes. El resultado de todo es la prisión preventiva para dos de ellos, mientras que el juez decretó el destierro para los otros tres.

Así, la Policía ya arrestó a los cinco jóvenes que golpearon “con saña” a tres agentes de policía tras ser pillados con las manos en la masa en pleno intercambio de una bolsita por dinero. El grupo, al ser descubierto y requerido por los agentes, la emprendió a golpes. Algunos testigos, alarmados por la situación, avisaron al 091, por lo que patrullas de Policía Nacional y Local no tardaron en ocupar la zona. Por su parte, los agresores, al verse “acorralados”, decidieron escapar. Todos lo consiguieron. Menos uno, que fue interceptado por uno de los agentes, con el que protagonizó un fuerte forcejeo que, al final, se resolvió con el arresto del joven. Ahora la Policía detuvo a los otros cuatro, de los cuales dos de ellos se entregaron por voluntad propia.

Los hechos transcurrieron el pasado sábado, cuando dos chicas llamaron a la policía avisando de que un grupo de jóvenes andaban en un local de ocio ofreciendo droga a cambio de dinero. En este sentido, los agentes, de paisano, se personaron en el lugar con el fin de verificar la información de las dos jóvenes. No tardaron en ver cómo un chico intercambiaba con otro una bolsita por dinero. De este modo, el agente se identificó e invitó al joven a salir del local. Una vez en el exterior, cuando iba a ser arrestado, cinco chicos golpearon a los tres policías.

DESTIERRO PREVENTIVO DE LINARES

El juez decretó el destierro preventivo de tres de los cinco jóvenes que participaron en la paliza a los agentes de policía. En este sentido, dos de ellos irán a prisión permanente por peticición de la Fiscalía. Los cinco declararon hoy en el Juzgado de Instrucción número cinco de Linares por los hechos que ocurrieron el pasado sábado en un local de ocio.

El incendio que escondía una plantación de marihuana

La Policía Local se llevó una sorpresa al intervenir en un incendio en la calle Tirso de Molina. Tal y como afirman fuentes de la investigación, de la vivienda salía humo negro y la puerta permanecía cerrada. Al temer por la integridad de cualquier persona que pudiera permanecer dentro del domicilio en llamas, los agentes irrumpieron en la vivienda. Una vez dentro, los Bomberos sofocaron las llamas y ventilaron la casa. Cuál fue la sorpresa cuando los agentes encontraron 138 plantas de marihuana y el aparataje necesario para el acondicionamiento climático.

El incendio, según el personal de Bomberos, se produjo por un cortocircuito en el sistema eléctrico de la plantación hallada en la vivienda. Los agentes se entrevistaron con los vecinos para tratar de localizar al responsable, pero no hubo colaboración por parte de ninguno de ellos. Así, los agentes procedieron a asegurar la vivienda y dar aviso a la Policía Nacional, quedando custodiada la vivienda hasta que estos se desplazaron al lugar y se hicieron cargo de la misma. Así, los efectivos de la Policía Nacional requisaron los efectos destinados al acondicionamiento climático de la plantación y los trasladaron en el coche patrulla hasta la Comisaría. Los agentes continuaron con los trámites y diligencias relativas a estos hechos, por los que aún no hay detenidos. En este sentido, lo que empezó como un incendio, llevó a los agentes de Policía Local a descubrir una gran sorpresa, que no fue otra que la de la existencia de más de un centenar de plantas de marihuana en dos habitaciones de la vivienda siniestrada.