Actualizado
domingo, 16 junio 2019
04:00
h
URGENTE

A la carrera para “reinaugurar” Deán Mazas de forma parcial

Las terrazas regresaron a la plaza anoche, aunque todavía proseguirán las obras
  • a la par. Obreros pasan por la plaza, mientras el trabajador de un local de copas se dispone a colocar una de las mesas.
    a la par. Obreros pasan por la plaza, mientras el trabajador de un local de copas se dispone a colocar una de las mesas.

Esta vez sí, se cumplió un plazo en la reforma de la Plaza Deán Mazas, impulsada por el Gobierno local. Comenzaron el 9 de julio, una semana después de lo previsto, tras barajarse otras fechas. Conforme a la previsión inicial, el proyecto tendría que haber estado concluido a finales de septiembre, lo que no se cumplió. En mitad del verano, los empresarios de la zona denunciaron que la cuadrilla de la adjudicataria de la obra, Peninsular de Contratas, se había trasladado a la calle Doctor Eduardo Arroyo, donde también es la contratista encargada de las remodelación que impulsa el Ayuntamiento. Finalmente, ayer, tal y como se comprometió la Administración local, se reabrió la plaza parcialmente. El concejal no adscrito y vicepresidente de la Sociedad Municipal de la Vivienda, Iván Martínez, había quedado con los empresarios para un “ensayo general”, sobre las doce y media de la mañana de ayer, con la idea de hacer pruebas de cómo tendrían que instalarse los veladores de los cuatro establecimientos que tienen permiso para ello. A esa hora, los obreros todavía estaban poniendo baldosas de granito y colocando las farolas, por lo que se suspendió la convocatoria.

El edil, al que el Gobierno local encomendó estar al tanto de la evolución de la reforma y mantener una línea de diálogo con los dueños de los bares y pubes, los citó luego para por la tarde. Sobre las cinco, unos y otros ya estaban allí, aunque por la mañana, el personal de algunos de los locales, que compartía espacio con los obreros, ya se afanaba en limpiar sillas y mesas y ponerse al día para la inminente apertura. Finalmente, poco después de que los trabajadores de la constructora dieran de mano, se comenzó a colocar las terrazas, tal y como explica uno de los empresarios de la zona, Gregorio Martínez, en la presidencia de la Asociación de restaurantes, cafeterías y bares de la provincia de Jaén (Asostel). Los veladores, de hecho, se quedaron instalados, por lo que anoche volvieron a servirse cañas y copas en la Plaza Deán Mazas, un rincón muy frecuentado y que había estado vedado a los viandantes y al ocio desde hace cuatro meses. De esta forma, el Ayuntamiento permite a los empresarios poder tener mesas en la calle durante la Feria de San Lucas, que también genera actividad y negocio en el centro. Aunque se barajó colocar allí las cuatro terrazas, finalmente, por consenso con los hosteleros, los veladores de los dos negocios de la calle Pescadería se quedaron en esta calle.

La reforma, eso sí, no está terminada. “Por el momento, el resultado es fullero, no hay farolas y se mezcla el suelo nuevo y el viejo, además del hormigón”, resume un joven, tras pasar por allí. La franja de plaza que hay delante de Hacienda está sin pavimentar. Lo mismo ocurre en la calle Cronista Cazabán, en el tramo que conecta con la Plaza del Pósito. Igualmente, hay que intervenir en la lonja del Palacio de los Vilches. Todo ello se hará en los próximos días, sin que haya plazo definitivo para terminar esta última fase.

un espacio “entregado a los bares”

“Tenían razón los que decían que cortaban los árboles para entregar más espacio a los bares para sus terrazas. No hay ni un solo banco público donde sentarse”, asegura Miguel Ángel Alameda, director de la clínica La Inmaculada. Sostiene, muy indignado, que el reparto del suelo es “salvaje” y que no respeta ni siquiera la idea inicial planteada por los propios técnicos de la Administración local.