Actualizado
lunes, 18 diciembre 2017
20:37
h
URGENTE

Periodo congresual convulso

Ver comentarios

El Partido Popular de Jaén celebrará, finalmente, su congreso provincial el próximo domingo. La intención de la candidatura encabezada por el alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, de lograr la suspensión cautelar de la cita interna se ha quedado en tan solo un intento tras la decisión del juez de que todo continúe conforme a lo previsto. La tensión ha ido en aumento en las últimas semanas y se situó en el disparadero tras la primera ronda de votaciones. Entonces, se asistió a la paradójica situación de que el candidato más votado en términos absolutos por parte de la militancia, en este caso el representante de la corriente crítica, por contra veía cómo el decisivo número de compromisarios se volcaba hacia la opción contraria, la encabezada por el alcalde de Santisteban, Juan Diego Requena, representante de la corriente oficial y con el apoyo del presidente saliente, José Enrique Fernández de Moya. Puede ser discutible, pero no hay que olvidar que las reglas del juego estaban fijadas con anterioridad, en los estatutos del partido, y eran iguales para todos. La mediación de Sevilla con el objetivo de alcanzar un acuerdo que evitara un congreso con dos opciones ha sido en vano, no por falta de intentos, y salvo sorpresas de última hora —que parece que no las habrá— se mantendrá hasta el domingo.

Con independencia del resultado de la cita congresual, el PP jiennense tendrá como una de sus principales tareas la de recomponer la unidad del partido. Ha habido acusaciones que pueden considerarse muy graves durante todo el proceso y bien es cierto que la brecha abierta parece profunda, con posiciones bastante dispares. El presidente electo tendrá un arduo trabajo por delante en clave interna.