Actualizado
lunes, 10 diciembre 2018
08:56
h
URGENTE

Más datos sobre el aceite

Ver comentarios

La Unión Europea en su afán de unificar y, sobre todo, mejorar la información que recibe el comprador sobre el aceite de oliva realiza un cambio normativo que afecta al etiquetado. Desde el 6 de agosto se establecen una serie de novedades vinculadas a la fecha de la campaña del aceite y la indicación de máxima acidez. Se trata, en definitiva, de avanzar en materia de transparencia y calidad para que el consumidor tenga la máxima información sobre lo que está adquiriendo. No obstante, será cada país el que adapte este nuevo reglamento y los aceites de oliva etiquetados previamente podrán agotarse. Todos estos cambios redundan en una unidad de criterio y España no debería dejar pasar la oportunidad de ser los primeros en aplicar una normativa que solo ofrece mayor información y que no deja de ser una garantía más para competir en todos los mercados. Lejos por tanto de ser un contratiempo legislativo debe aprovecharse como una oportunidad para distanciarnos más de nuestros competidores. Una forma de subrayar que el sector es transparente y cuida hasta el más mínimo detalle que ofrece al consumidor. El reglamento establece la forma en la que se tiene que indicar la cosecha cuando el envasador, de forma volunaria así lo decida, con una indicación de la campañ de producción o reflejando el mes y el año de cosecha y lo que deja expresamente claro es que hay que establecer el mes correspondiente al de la extracción del aceite. Se abre ahora un periodo de estudio con detalle de la nueva normativa que traerá, sin duda, quebraderos de cabeza para los productores y envasadores, pero que debe tomarse como una oportunidad más que de otro engorro de Europa.