Actualizado
martes, 19 febrero 2019
12:37
h
URGENTE

La amenaza del desempleo

Ver comentarios

Hay visos de movimiento económico en la provincia, como en el resto de Andalucía y de España, aunque el ritmo sea diferente. Hasta las estadísticas de las prestaciones apuntan a que cada vez hay menos gente que cobra dinero de la bolsa de protección gestada para las personas que no tienen empleo. Sin embargo, la realidad esconde casos de jiennenses que no entran en esos fríos datos, simplemente, porque quedaron fuera del mercado laboral. Su perfil ya no encaja con ningún tipo de ayuda, por lo influye una leve recuperación del mercado laboral, pero también el hecho de que las coberturas estatales no lleguen a parados de larga duración que no cumplen los requisitos para recibir más subvención. Actualmente hay 37.300 jiennenses que se agarran al dinero del paro para sobrevivir. Hace seis años, había 46.200, lo que representa 8.900 más de las que existen en la actualidad. Un buen dato que, no obstante, supone un arma de doble filo. En una provincia fuertemente dependiente al monocultivo del olivar, la temporalidad es una asignatura pendiente que solo se podrá superar con la generación de industrias a través de una apuesta clara de las administraciones. Casos como la cadena de tiendas de droguerías de Superperfumerías o la de alimentación Dia amenazan al futuro laboral de cientos de familias jiennenses. Los planes de reestructuración anunciados, como consecuencia de la crisis económica que soportan, supondrán despidos contra los que, por mucha lucha sindical que se precie, es difícil escapar. Además, se trata de puestos de trabajo, en su mayoría, femeninos, por lo que el problema es más grave en un sector de la población con una alta tasa de paro.